Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Experta explica cómo ciertas especies no se adaptarán molecularmente al aumento de temperatura del planeta

Compartir

La Dra. Karen Castillo, investigadora de la Universidad Católica del Maule y el CINV, hace un llamado a reflexionar sobre la vida en la tierra y la crisis climática global, lo que está provocando la pérdida de biodiversidad.

Publicado en El Heraldo el 28 de octubre de 2021.

El sostenido aumento de la temperatura que se registra a nivel mundial producto de la acción del hombre en el medioambiente es una amenaza real para la subsistencia de ciertas especies, tema sobre el cual ahondó la investigadora del Centro de Investigación en Estudios Avanzados del Maule (CIEAM) de la Universidad Católica del Maule (UCM) y del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de Valparaíso (CINV), Dra. Karen Castillo, quien explicó de qué manera a nivel molecular, se ve afectada la biodiversidad del planeta.
Los cambios que se experimentan respecto de las fluctuaciones de la temperatura en la tierra ocurren de manera abrupta y acelerada, lo que no le da a las especies tiempo de adaptarse poniendo en riesgo la biodiversidad en el planeta. En el pasado los animales tenían miles de años para adaptarse, la evolución los dotaba de sensores de temperatura que les permitía tolerar ciertas temperaturas y conquistar distintos nichos ecológicos. Un caso particular se da en el ornitorrinco. Este animal, mamífero semiacuático que habita únicamente en ríos, arroyos y lagos de Australia y Tasmania, lugares que poseen ciertas características de temperatura y humedad que hacen posible su existencia. Se alimenta principalmente de algas y son muy reconocible por parecer una mezcla de castor y pato.
“A nivel molecular ocurre que animales como el ornitorrinco expresan un canal TRPV1 –canal de iones con el que sensa el calor- que, a diferencia de otros mamíferos, carece del proceso de desensibilización por temperatura, es decir, permanecen abiertos durante todo el tiempo que son expuestos a calor. Estos animales habitan lugares con temperatura no más allá de 25 ºC, por lo que cambios ambientales que produzcan un aumento sostenido en la temperatura de los ambientes que habitan, provocará tener canales TRPV1m más activos, por donde entrará calcio permanentemente, produciendo a la larga muerte celular.
La desensibilización de los canales frente a un estímulo, como ocurre en el caso de TRPV1 es uno de los mecanismos moleculares por los cuales su activación persistente permite aliviar el dolor. Ciertos parches transdérmicos están impregnados de capsaicina que es el compuesto picante del ají. Después de su aplicación uno siente calor en la zona y luego sensación de anestesia, lo que ocurre porque estos canales se cierran frente a un estímulo sostenido. Los canales termo sensibles son conocidos por su papel en el dolor por lo que son ampliamente estudiados en el campo biomédico”, explicó la investigadora de la UCM.


“El ornitorrinco y otras especies no tienen este mecanismo de cierre del canal, y es porque no lo necesitan dado que viven en ambientes que no sobrepasan los 25 o 27 grados, sobre esa temperatura estos animales producto de que sus canales receptores siguen siempre abiertos se mueren, lo que nos lleva a reflexionar sobre la vida en la tierra y la crisis climática global, lo que hace que se pierde biodiversidad, entre otros factores que influyen”, sentenció la doctora Castillo, asegurando que ciertos animales no pueden permanecer en esos lugares porque carecen de los elementos moleculares que les permiten adaptarse a nuevas circunstancias.

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube