Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Día Internacional de la mujer y la niña en la ciencia

Compartir

Como cada 11 de febrero desde 2016, este año se conmemoró el Día Internacional de la mujer y la niña en la ciencia, con diversas actividades en todo el mundo. En nuestro centro, algunos mensajes entregados por las investigadoras Andrea Calixto, Arlek González y Paloma Harcha, formaron parte en redes sociales de esta conmemoración.

Entrevista a Andrea Calixto en programa Conectados de TV Chile.
A continuación compartimos columna de la Dra. Andrea Calixto en el diario La Nación

Derribemos muros para la equidad de género en ciencia

La paridad entre mujeres y hombres es uno de los grandes retos para la investigación de punta en Chile. Avanzar hacia la equidad de género es uno de los grandes desafíos para la ciencia chilena. Hasta ahora no se han implementado las acciones adecuadas, pero tenemos la expectativa de que el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación pueda promover un sistema capaz de resolver estas brechas.

FOTO: MARCOS MALDONADO/AGENCIAUNO

Desde nuestro trabajo interdisciplinario regional habemos muchos investigadores en nuestro centro de investigación, que hemos venido constatando la necesidad de potenciar la inclusión de la mujer en ciencia, lo cual en estos días se hace más pertinente, ante la conmemoración del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

Entre los seis y siete años de edad, las niñas comienzan a relacionar las ciencias exclusivamente con el género masculino, lo que impacta en su desarrollo y elección de carrera a futuro, de acuerdo a un estudio publicado por la revista Science en 2017. En 2020, solo el 30% de los investigadores en el mundo en ciencia, tecnología, ingeniería y matemática (STEM, por sus siglas en inglés), fueron mujeres, según cifras de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

En nuestro país, el género femenino representa el 38% de la comunidad de investigadores a nivel general y un 49% del total de estudiantes de doctorado, en tanto, solo un 16% de los cargos directivos corresponde a mujeres.

Y aunque la cifra es mayor a la de otros ámbitos de la sociedad –en el Congreso solo un 22% de los parlamentarios y en la minería únicamente un 18,5% de los trabajadores, son mujeres–, la brecha de paridad en ciencia debe equilibrarse.

Nuestra participación en la ciencia es menor a la que corresponde en relación a la cantidad de niñas y mujeres que estudian en la educación superior o que están en un doctorado. Ello se debe a un problema posterior, ya que son menos las que se convierten en investigadoras principales en la academia.

Es una situación mundial que tiene como causas los desafíos que las mujeres enfrentan a nivel social y familiar para complementar su contribución en los laboratorios.

La baja participación de mujeres líderes de centros científicos a nivel de los institutos y centros de la Iniciativa Científica Milenio en Chile, coincide con las brechas en materia de equidad en las denominadas especialidades STEM, que indican una progresiva caída en la presencia de mujeres a medida que el estatus de los científicos avanza.

Es algo sobre lo que hay que trabajar muchísimo, ya que la presencia de mujeres en cargos de liderazgo es un problema que recién se está atendiendo a nivel mundial, aunque quizás en Chile tenemos índices peores en el ámbito de las ciencias exactas, tales como ingeniería, física o química.

De acuerdo a cifras del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, la paridad en las carreras STEM es aún lejana: solo una de cuatro matriculados en estas especialidades, es mujer; lo que tiene que ver con el estereotipo masculino que históricamente se ha construido sobre dichas carreras.

Es importante que las jóvenes y niñas saquen de su subconsciente los estereotipos que relacionan a la ciencia con los hombres y vean que hay muchas científicas talentosas.

Actualmente, una mujer para llegar a un lugar estereotipadamente ocupado por hombres tiene que ser muchísimo mejor. Es lo que pasa con todos los grupos discriminados, no solo con mujeres, sino también por raza, por ejemplo. Cuando esos individuos llegan a lugares habitualmente ocupados por grupos no discriminados, tienen que ser infinitamente mejores.

Definitivamente el trabajo de las investigadoras puede contribuir a romper prejuicios históricos a través de ejemplos inspiradores para las niñas. No hay nada más lindo que el ejemplo de que busquen sus espacios y defiendan su derecho a hacer ciencia. El derecho a descubrir es algo que debemos resaltar en niños y niñas, y que es muy poderoso para el desarrollo social de un país. El pensamiento científico es relevante para no caer en prejuicios.

La paridad entre mujeres y hombres es uno de los grandes retos para la investigación de punta en Chile. Avanzar hacia la equidad de género es uno de los grandes desafíos para la ciencia chilena. Hasta ahora no se han implementado las acciones adecuadas, pero tenemos la expectativa de que el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación pueda promover un sistema capaz de resolver estas brechas.

Dra. Andrea Calixto
Investigadora del CINV
Léelo en el diario La Nación

Día Internacional de la mujer y la niña en la ciencia – Andrea Calixto Radio Universidad de Chile

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube