Resultados de estudio permitirán usar métodos más efectivos para combatir a las arañas de rincón

Investigación realizada en la Facultad de Ciencias de la UV demostró por primera vez la capacidad olfatoria de esa especie.

Un revelador estudio realizado en Chile confirma por primera vez que las arañas de rincón tienen capacidad olfatorias. La publicación apareció en la última edición de “Journal of Medical Entomology”, de Oxford Academic.

La investigación la realizó el equipo de científicos del Laboratorio de Fisiología Sensorial de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valparaíso (UV), dirigido por Oliver Schmachtenberg, fisiólogo del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la Universidad de Valparaíso (CINV).

“Lo interesante es que respecto a olfato en general, en arañas hay pocas evidencias. Solo se ha demostrado para algunas pocas especies, de las más de 46 mil que existen, la presencia de capacidad olfatoria”, señaló el fisiólogo.

En el laboratorio

Con el fin de evaluar su capacidad olfatoria, los investigadores construyeron un laberinto en forma de cruz, es decir, una estructura que tiene cuatro brazos, por los cuales la araña puede caminar libremente y a través de una bomba de aire se hizo pasar aire con los olores u odorantes por estos brazos, de manera tal que el flujo de cada brazo transportara un estímulo específico, siempre dejando por lo menos un brazo sin olores a modo de control. Luego se grabó, controlando todas las variables posibles, durante toda la noche el comportamiento de la araña y posteriormente, los datos se analizaron con un programa diseñado por uno de los miembros del equipo y que ahora se encuentra libre para su descarga en internet.

Con este estudio se presenta la primera evidencia de una capacidad olfatoria en esta especie. “Aunque suene extraño”, afirma Jesús Olivares, estudiante del Doctorado en Ciencias, mención Neurociencias, que imparte la Facultad de Ciencias de la UV, “porque las personas por lo general piensan que tienen (las arañas) una capacidad olfatoria, prueba de ello es la gran cantidad de remedios caseros usados como repelentes de arañas.

Sin embargo, nosotros estamos demostrando también en este primer estudio que la araña de rincón no muestra repulsión o atracción por algunos odorantes presentes en esos remedios caseros, entre los que probamos odorantes que forman parte de sustancias como el eucalipto y el clavo de olor”, revela el científico.

Si bien los investigadores reconocieron que existe mucha información acumulada respecto a los sistemas sensoriales de arañas en general y se sabe que algunas especies gozan de una visión muy buena, por lo menos para su tamaño, aclaran que se trata de información que se conoce a partir de algunas especies “modelo” y aún falta por demostrarlo en arañas de rincón.

Tal como lo señalaron los investigadores, se sabe que las arañas tienen su cuerpo cubierto de pelos, que en realidad son órganos sensoriales, con diferentes funciones, principalmente táctiles, lo que les confiere la capacidad de detectar vibraciones a distancia, lo que sumado a una alta resistencia a la hambruna y la desecación hace a las arañas de rincón animales capaces de estar en un mismo lugar por mucho tiempo, incluso meses, antes de que una potencial presa se aproxime y sea percibida por ésta.

Un aspecto relevante del estudio es que permite sentar las bases para aumentar el espectro de estrategias para controlar las poblaciones de esta araña que cohabitan en la mayoría de los hogares.

“El resultado principal es que las arañas del rincón macho son capaces de reconocer el olor de hembras e incluso lo prefieren, lo que no se observa en las hembras, que probablemente detectan el olor de machos, pero no alteran su comportamiento frente a este”, detalló Olivares.

Loxoscelismo

El envenenamiento causado por la mordedura de estas arañas se conoce como loxoscelismo y se caracteriza por provocar lesiones muy severas en la piel, las que pueden ir acompañadas por reacciones a nivel del sistema central, como daño hepático e incluso la muerte.

La “Guía para el manejo de araña de los rincones”, entregada por el Ministerio de Salud de Chile a fines del año pasado, no aporta información clara sobre la totalidad de casos anuales y se señala, como ejemplo, que durante el año 2005 de un total de 2.831 llamados telefónicos realizados al Centro de Atención Toxicológica de la Pontificia Universidad Católica de Chile, se confirmó que solo 287 eran casos confirmados de Loxoscelismo.

”En la misma guía se indica que, de los casos anuales, entre el 10 al 15 por ciento alcanzan a presentar los síntomas más graves de loxoscelimso cutáneo-visceral y del total de casos de loxoscelismo observado entre el 1 al 3 por ciento terminan siendo fatales. De por sí estas estadísticas nos indican que en Chile esta especie es realmente de importancia médica y urge estudiarla”, plantea Olivares.

Participantes

En la investigación participaron Víctor Manuel Calbiague, Jesús Olivares, Erick Olivares y Oliver Schmachtenberg.

La publicación titulada “The Chilean Recluse Spider (Araneae: Sicariidae) Displays Behavioral Responses to Conspecific Odors, but Not to Several General Odorants”, se puede revisar en el siguiente link: https://academic.oup.com/jme/article-lookup/doi/10.1093/jme/tjx101.

Lee la nota original en NOTICIAS UV

0 Comentarios

Deje su comentario