Los problemas que traen las alteraciones en el reloj biológico interno

Por Mirian Mondaca, La Estrella

A menos de un mes de recibir el Pre­mio Nobel de Fisiología o Medicina 2017, el 10 de diciembre en Esto­colmo, uno de los tres ga­nadores, el estadouniden­se Michael Rosbash, viajó hasta Valparaíso para par­ticipar en el XIV Simposio Latinoamericano de Cro­nobiología, organizado por el Centro Interdiscipli­nario de Neurociencia de la Universidad de Valparaí­so(CINV).

Esta instancia se desarrolló por primera vez en Chile y fue el escenario para que el genetista expusiera el trabajo de tres décadas que, junto a Jeffrey Hall y Michael Young, llevó a cabo. Una labor que permitió descubrir que todos los seres vivos, incluyendo al ser humano, cuentan con un ritmo circadiano o reloj biológico interno que está regulado a nivel del sistema nervio. so central.

Lo realizado por los genetistas y cronobiologistas estadounidenses es la más reciente pieza de una tarea por entender el funciona­ miento del ritmo circadiano. Una carrera que comenzó en el siglo XVIII el astrónomo Jean-Jacques Dortous de Mairan, cuando observó unas plantas del género Mimosa y comprobó que la desaparición del sol hacía que sus hojas se plegasen.

Lee este interesante artículo en LA ESTRELLA DE VALPARAÍSO

0 Comentarios

Deje su comentario