La comprensión del dolor a partir de una toxina de araña

Por Constanza Bertea/CINV

Un estudio hecho por Jeremiah Osteen y colaboradores de Estados Unidos y Australia, aborda el tema del dolor, buscando saber si un canal que hasta el momento no se relacionaba con la modulación del dolor, tiene incidencia en él. Este es un canal de sodio que se activa con cambios de voltaje en la célula llamado Nav1.1, el cual se abre en ciertas situaciones, como por ejemplo cuando se produce una herida en la piel cercana. Cuando el canal está abierto, entran iones sodio en la neurona, lo que permite que se propague de una a otra neurona, la información proveniente del estímulo, y así, llevarla al cerebro, donde sumado a la información proveniente de múltiples nociceptores, genera la percepción del dolor.

¿Te has puesto a pensar en la gente que tiene alguna enfermedad que les provoca mucho dolor? Y además, ¿Qué pensarías de aquellas que lo sienten todo el tiempo? Aunque estas preguntas parecieran asociarse a grandes enfermedades, como el cáncer, no es una situación muy lejana a la que tú o yo podemos estar viviendo.

Existen dolores de enfermedades diagnosticadas y dolores que no sabemos su causa, y al ser una constante en nuestra vida en algunos casos nos vamos acostumbrando a ellos. Hay condiciones que son muy comunes en la población, un ejemplo claro son las asociadas al intestino, como el colon irritable. Este no es un trastorno muy comprendido, y que, se diagnostica a las personas que tienen dolor abdominal constante o periódico con cambios en el ritmo intestinal. Solía creerse que es un síndrome psicológico, pero hoy en día se relaciona especialmente con estrés o infecciones previas. Sus síntomas son variados, produciendo hinchazón, flatulencia, diarrea o estreñimiento y pérdida de apetito, es por esta razón que puede afectar negativamente la calidad de vida de muchas personas, y aunque se hacen tratamientos para aliviar los síntomas, en muchos casos persisten las molestias.

El estrés es una de las razones que ha producido un incremento en los malestares de la población, ya sea por los típicos dolores musculares, dolores de espalda como el lumbago o incluso dolores de cabeza. ¿Has sentido dolor de cabeza o migraña por largas horas? Hay gente que pasa una semana entera imposibilitado de realizar sus quehaceres, aún cuando están largas horas a oscuras reposando. A pesar de que la migraña u otras patologías sean genéticas, o bien, sin comprensión aparente, todas de algún modo causan malestar, y pese a que es muy cierto que de algunas de estas condiciones se sabe bastante, poco se sabe sobre el dolor en nuestro cuerpo.

Lee el artículo completo en EL MOSTRADOR

0 Comentarios

Deje su comentario