Ingeniero de 30 años diseñó software que detecta enfermedad visual en diabéticos

Iniciativa fue ganadora del segundo concurso nacional Derribando Muros, organizada por el Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la Universidad de Valparaíso, CINV, y la Fundación Ciencia Joven.

En el mundo, hay más de 400 millones de personas con diabetes, de cuyo total, un 15% padece retinopatía diabética, patología que puede conducir a la ceguera. Con el fin de prevenir esta afección, Ignacio Abarca, ingeniero eléctrico de 30 años –junto a un equipo multidisciplinario- diseñó un software que permite detectar esta enfermedad visual de manera rápida y precoz, iniciativa que lo llevó a obtener el galardón del concurso nacional Derribando Muros, realizado en el Parque Cultural de Valparaíso.

La actividad – efectuada en las últimas horas-,  fue organizada por el Instituto Milenio Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la Universidad de Valparaíso, CINV, y la Fundación Ciencia Joven, con el apoyo del Servicio Alemán de Intercambio Académico, DAAD, y el patrocinio del Congreso del Futuro.

Gracias a este certamen, el joven ingeniero de la Universidad de Chile, viajará a Alemania para representar a nuestro país en el concurso mundial  de innovación Falling Walls Lab, a realizarse el 8 de noviembre en Berlín, oportunidad en la que expondrá su proyecto y compartirá con más de cien líderes de todo el planeta.

“Es muy emocionante haber llegado a esta etapa y saber que viajaré a Alemania, a mostrar este proyecto que hemos estado desarrollando durante seis años. Para todos los que hacemos ciencia e ingeniería, es relevante poder mostrarle al mundo que aquí en Chile y Latinoamérica se están generando innovaciones que pueden impactar positivamente en la calidad de vida de las personas. Así es que esperamos tener una buena recepción”, comenta el integrante de la empresa Teledx.

Ciencia e innovación chilena

La jornada nacional también contó con la presentación de otros siete participantes: Bruno Grossi, Ornella Tiboni, Erwin Blanco, Patricio Sánchez, Pablo Campos, Ignacio Garafulic, y Pavel Prado –este último de origen cubano-.

El jurado, estuvo integrado por el Dr. Juan Carlos Sáez, Subdirector del CINV; Arpe Caspary, director de la DAAD en Chile; Óscar Contreras, integrante del directorio de la Fundación Ciencia Joven, y Nicolás Fernández, director ejecutivo del Congreso del Futuro. “Quedé positivamente impresionado. Los jóvenes estaban muy bien preparados, mostrando mucho entusiasmo y buenas ideas. Por eso, es vital apoyar estas iniciativas,  que demuestran la existencia de un capital importante en este país, y que no difiere al de naciones desarrolladas. En Chile debemos apoyar a los emprendedores, y esta actividad es un gran ejemplo de ello”, expresó el Dr. Juan Carlos Sáez.

Por su parte, Óscar Contreras también se mostró optimista con los resultados de este segundo certamen de Falling Walls Lab Chile. “En esta oportunidad, vimos que la innovación no es solo científica, sino que proviene de múltiples áreas que permiten solucionar problemas sociales que están afectando a distintos países, como es la detección temprana de enfermedades, el desperdicio de alimentos o la producción a escala de algas marinas que pueden solucionar el hambre. Con estos grandes ejemplos de innovación, queremos seguir posicionando a este concurso y hacer que más chilenos estén presentes en Falling Walls”.

La actividad, contó además con una charla magistral del científico de CINV, Dr. Juan Carlos Sáez, y del astrónomo de la Universidad de Valparaíso, Eduardo Ibar. El cierre del evento y la premiación consideró también  la participación del senador Guido Guirardi, quien destacó la importancia de promover la innovación en Chile. “Es fundamental lograr conectar la ciencia, la academia y las universidades, con los problemas concretos que tiene el país y el planeta. Sin duda, debemos promover las ciencias básicas y aquellas investigaciones motivadas por la curiosidad, pero es importante también agregarle un segundo piso, para impulsar soluciones a los seres humanos y seres vivos del mundo entero”, indicó el parlamentario.

Por su parte, el Dr. Ramón Latorre, Premio Nacional de Ciencias y director del CINV, valoró  las iniciativas desarrolladas por jóvenes de diversas disciplinas y la capacidad que tuvieron los concursantes de abordar problemas complejos en pocos minutos. “Pero la lección más importante que nos deja esta actividad,  es que sin innovación no hay ciencia, y sin ciencia no hay innovación. Éstos son dos elementos indivisibles y por eso, lo que debemos hacer para que el país surja, es impulsar ambos mundos al unísono, tal como lo han hecho países desarrollados. Del mismo modo, debemos promover una educación que nos permita hablar en un mismo idioma, mediante la ciencia y la cultura”, señaló el investigador.

Lee el artículo completo en EL MOSTRADOR

0 Comentarios

Deje su comentario