El complejo juego Go: Una nueva victoria para la inteligencia artificial ¿Futuro jaque a la humanidad?

Por César Ravello/ CINV

Nuevos avances en inteligencia artificial han permitido crear un sistema que fue capaz de derrotar a un jugador humano profesional. La complejidad del juego hacía pensar que este logro aún estaba a décadas de poder lograrse ¿Cuáles son las implicancias para el futuro?

Los computadores se vuelven cada vez más poderosos, no solo en términos de la velocidad a la que pueden operar o la cantidad de información que pueden manejar, sino que, más importante aún, en la complejidad de las tareas que pueden realizar. ¿Significa esto que son cada vez más inteligentes? Sin duda que cuando hablamos de inteligencia, el referente es la propia mente humana.

Claramente los computadores son muy superiores a nosotros en términos operacionales, ya que con la capacidad de realizar millones de cálculos matemáticos por segundo, son capaces de resolver problemas complicados problemas en un tiempo que para nosotros sería prácticamente imposible.

Sin embargo, éstos problemas matemáticos que para nosotros podrían parecer indescifrables, en realidad son relativamente simples, en términos de que basta conocer los pasos necesarios para resolverlos. Así, basta con crear un programa adecuado que procese los números para obtener la respuesta deseada. Esta capacidad de “fuerza bruta” es la que se ha aprovechado en el pasado para que las máquinas superen al humano en algunas tareas. Cuando el campeón mundial de ajedrez de ese entonces, Garry Kasparov, fue derrotado por el computador Deep Blue creado por IBM, lo que hacía el computador era analizar un gran número de las jugadas posibles para elegir la más apropiada. Ya que el juego tiene un número acotado de reglas y jugadas posibles, fue posible crear un programa diseñado especialmente para llevar a cabo la tarea.

Pero ¿qué pasa cuando los pasos a seguir para llegar a una respuesta no son claros? Es aquí cuando se vuelven esenciales los avances en Inteligencia Artificial. Para evitar confusiones, estamos considerando a la Inteligencia como la capacidad de aprender a resolver problemas, poniendo mucho énfasis en el aprendizaje, y diferenciándola claramente de la capacidad de memorizar. Así, un computador con una gran capacidad de cálculo y que haya “memorizado” la forma de resolver ciertos problemas (mediante su programación), NO es un sistema inteligente.

Lee el artículo completo en EL MOSTRADOR

0 Comentarios

Deje su comentario