Noticias

Doctorado Biofísica y Biología Computacional, Convocatoria 2018

Leer más...

Convocatoria Magister Neurociencia 2018

Leer más...

El Premio Nobel de Medicina viene a Valpo

Entre el 14 y el 18 de noviembre la Universidad de Valparaíso celebrará el XIV Simposio Latinoamericano de Cronobiología que contará con la presencia del científico recientemente reconocido con el Nobel de Medicina por su aporte en el descubrimiento del reloj biológico en los seres vivos.

Fue ayer en la mañana cuando el Comité Nobel anunció que Michael Rosbash, junto a Jeffrey C. Hall y Michael W. Young, eran los galardonados por la institución.

Rosbash, quien es profesor en la Universidad de Brandeis e investigador en el Instituto Médico Howard Hughes, llegará a Chile el próximo mes para ser parte del evento organizado por la casa de estudios de la Quinta Región, oportunidad en que participará en el workshop de Modelos Neuronales de la Fisiología Rítmica junto a otros cuatro científicos. Además, el día 17 de noviembre dictará una conferencia para los asistentes al simposio.

Esta intervención fue confirmada por el doctor John Ewer, investigador del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la Universidad de Valparaíso, quien no sólo conoce a los científicos galardonados ayer en la mañana, sino que también ha compartido trabajo con ellos.

Lee la nota en LA ESTRELLA VALPO

Leer más...

Entrevista en canal 24 Horas a Dr. John Ewer Investigador del Instituto Milenio Centro Interdisciplinario de Neurociencia Universidad de Valparaíso CINV, sobre los tres Premio Nobel de Medicina que estudian el reloj biológico.

Leer más...

Reciente ganador del Nobel de Medicina visitará Valparaíso

Participará en simposio que organiza el CINV.

Con el estudio del sistema nervioso de la mosca del vinagre, los investigadores Michael Rosbash, Jeffrey C. Hall y Michael W. Young lograron desentrañar los mecanismos moleculares que regulan el ritmo circadiano, más conocido como el reloj biológico, trabajo que les valió obtener el Premio Nobel de Fisiología o Medicina 2017.

Una parte de dicho éxito se debe al trabajo del doctor John Ewer, investigador del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la Universidad de Valparaíso, quien realizó su programa de doctorado (1985-1990) en la Universidad de Brandeis, Boston, Massachusetts, Estados Unidos, junto Hall y Rosbash, con quienes colaboró y publicó algunos de los trabajos iniciales que contribuyeron a la obtención del este galardón.

El doctor Ewer retornó a Chile y continuó su línea de investigación en ritmos circadianos en la Universidad de Valparaíso y su último estudio se publicó en la revista Nature Communications (julio 2017), sobre la jerarquía y funcionamiento de estos importantes relojes.

John Ewer confirmó la visita del profesor Rosbash a la Universidad de Valparaíso, para participar en el XIV Latin American Symposium on Chronobiology 2017 (LASC 2017), el próximo 14 de noviembre, evento que por primera vez se realiza en Chile y que organiza el CINV.

Durante su estadía en Valparaíso, el doctor Rosbash participará del taller “Modelos Neuronales de Fisiología Rítmica”, el miércoles 15 de noviembre, desde las 10 horas; y ofrecerá una conferencia pública, el viernes 17, desde las 9 horas. Ambas actividades tendrán lugar en el Parque Cultural de Valparaíso (ex Cárcel).

“Esos cambios (ciclo circadiano) generan un impacto muy grande en la fisiología de los seres vivos”, “Si bien se sabía que estos relojes existían hace mucho tiempo, se desconocía cómo funcionaban”comentó John Ewer, Académico del CINV sobre, trabajo de científicos

Lee esta nota en MERCURIO VALPARAÍSO

Leer más...

Los vínculos con Chile de los tres nobeles de Medicina

Michael Rosbash, Jeffrey Hall y Michael Young son los ganadores de la máxima distinción médica del mundo, por sus estudios en el ciclo circadiano. Mientras Rosbash está casado con una científica chilena, Hall y Young mantienen una relación con investigador de la U. Católica.

La Tercera, Cecilia Yáñez / Agencias

Michael Rosbash, Jeffrey Hall -ambos investigadores de la U. Brandeis en Massachusettsy Michael Young, de la U. Rockefeller de Nueva York, todos de EE.UU., son los nuevos galardonados con el Premio Nobel de Medicina 2017, dado a conocer ayer.

Todos, por distintos motivos, tienen un vínculo con nuestro país.

Rosbash está casado con la también científica chilena Nadja Abovich, con quien inició una relación en 1982, en ese momento una de sus estudiantes. “Fue un año decisivo desde un punto de vista personal. Empecé una relación con mi estudiante graduada Nadja, que se convirtió en mi esposa”, escribió en una autobiografía mencionada en el sitio shawprize.org. Rosbash está invitado en noviembre a participar en el XIV Simposio Latinoamericano de Cronobiología organizado por el Centro Interdisciplinario de Neurociencia (CINV) de la U. de Valparaíso. John Ewer, investigador del CINV, trabajó durante su doctorado en el laboratorio de Rosbash y Hall.

Luis Larrondo, académico de la U. Católica y director del Núcleo Milenio de Biología Fúngica Integrativa y Sintética, también conoce de cerca a Hall y Young; una vez alojó en casa del primero como parte de una visita que realizó a la U. Brandeis, y con el segundo se ha reunido un par de veces a almorzar en Nueva York para discutir e intercambiar ideas respecto de las investigaciones que cada uno lleva. “El profesor Young además de ser un gran científico es un increíble ser humano. Coincidimos en un seminario en California y en esa oportunidad me dijo que cuando fuera a Nueva York le avisara para reunirnos. Dos veces nos hemos juntado a almorzar, y aunque trabajamos en modelos distintos, yo con hongos y él con mosca, hablamos de cosas trascendentales de los ritmos. Es vicerrector académico de la universidad y que se dé un tiempo para almorzar con apenas tres días de anticipación, grafica el tipo de persona que es”, dice Larrondo.

Sus hallazgos

Para todos los seres vivos plantas, animales y humanosla luz solar determina una serie de funciones biológicas, como los períodos de sueño y vigilia, secreción de hormonas y otras funciones metabólicas claves para la vida. Es lo que se conoce como “ciclo circadiano” y que hasta 1984 se sabía que existía pero no se conocía a cabalidad la forma en que funcionaba.

Hace 32 años, estos tres investigadores descubrieron en el cerebro de una mosca un grupo de neuronas que funcionaban como un reloj central desde el cual se regulaban todas las otras células con su propio reloj interno.

Rosbash y Hall identificaron un gen al que bautizaron como “period”, con una proteína llamada PER, clave en el ciclo circadiano y primer paso que permitió conocer a nivel molecular cómo funciona. Young hacía lo mismo en su laboratorio. Los descubrimientos que siguieron permitieron entender mejor este engranaje, que le indica a cada célula saber si es de día o de noche y funcionar de acuerdo con esta información.

En 1994, Young descubrió un segundo gen que bautizó “timeless” e identificó a la proteína que lo produce y que llamó TIM. Ahora sí el modelo estaba completo: cuando las proteínas PER y TIM se unen, pueden ingresar al núcleo de la célula y así esta sabe si es de día o de noche para adaptar su función.

John Ewer, investigador de CINV, explica que este sistema funciona más o menos como el regulador de un estanque de baño cuando el agua llega al máximo nivel y se corta el flujo; en el ciclo circadiano, ambas proteínas se acumulan y cuando llegan a cierto nivel se inhiben e inician la aspersión, un proceso que demora 24 horas en completarse.

El descubrimiento de los tres estadounidenses “tiene importancia médica en los trastornos del sueño: el desorden metabólico que se produce en quienes trabajan en turnos de noche se conoce hoy gracias a ellos”, dice.

Según Larrondo, varios de los procesos en el ser humano son rítmicos. “La presión arterial, por ejemplo, varía durante el día, por lo que el momento en que se tome el medicamento para controlarla no da lo mismo”.

En su laboratorio pudieron comprobar que un hongo que ataca a la uva de mesa es más agresivo en la noche que en el día: “ahora que entendemos eso podemos manipular el sistema y tener un potencial impacto en la agricultura”, dice.

La Asamblea Nobel del Instituto Karolinska en Suecia dijo que el premio -de 1,1 millón de dólares- se debe a que “sus descubrimientos explican cómo plantas, animales y humanos adaptan su ritmo biológico”.

Rosbash dijo que la llamada que recibió a las 5.10, “destruyó” su ritmo circadiano despertándolo. “La ciencia es una serie de experimentos y observaciones y luego escribimos la narrativa”, señaló.

El otro sorprendido fue Young. “Esto realmente me pilló por sorpresa y tuve problemas para encontrar mis zapatos esta mañana”.b

“La llamada que recibí a las 5.10 destruyó mi ritmo circadiano”. MICHAEL ROSBASH U. BRANDEI

“Me pilló por sorpresa y tuve problemas para encontrar mis zapatos”. MICHAEL YOUNG U. ROCKEFELLER

“El descubrimiento tiene importancia médica en los trastornos del sueño”. JOHN EWER U. DE VALPARAÍSO

“El profesor Young, además de ser un gran científico, es un increíble ser humano”. LUIS LARRONDO U. CATÓLICA

Rosbash está invitado a un seminario en Valparaíso

Pero el Nobel podría cambiar los planes dice John Ewer, científico chileno que trabajó con él.

La Tercera, Cecilia Yáñez

John Ewer, científico del Instituto Milenio Centro Interdisciplinario de Neurociencia, de la Universidad Valparaíso (CINV), realizó su doctorado en la U. de Brandeis (EE.UU.) entre 1985 y 1990.

Durante ese tiempo trabajó en el laboratorio de Michael Rosbash y Jeffrey Hall, dos de los tres galardonados con el Premio Nobel de Medicina 2017 (ver nota principal).

“Llegué cuando se acababa de descubrir el gen ‘period’”, recuerda ahora el científico chileno.

“En su identidad molecular, este no se parecía a nada. Su secuencia no era de una proteína que pudiera decir si era una hormona, un factor de transcripción o diera pistas de algo. Era una secuencia de la que no sabíamos a qué función podría pertenecer. No sabíamos cómo funcionaba”, señala el científico.

“Hubo mucho desconocimiento hasta que se descubrió ‘timeless’. Los dos funcionan en conjunto. Si eliminas uno de ellos afecta a toda la máquina que produce el ciclo”, señala.

Desde esa experiencia como estudiante, Ewer guarda buenos recuerdos de ambos y han seguido en contacto a través del correo y teléfono, tanto con Rosbash como con Hall.

Hasta antes del premio, Rosbash era uno de los invitados estrella al seminario de Cronobiología que organiza Ewer, pero hoy no sabe qué ocurrirá. Probablemente, debido a los nuevos compromisos, cancelará su visita, aunque asegura que todavía no ha podido confirmarlo.

Lee estos artículos en LA TERCERA

Lee más sobre la visita de Rosbash a Valparaíso AQUÍ

La Importancia de la Cronobiología en el Desarrollo de la Vida AQUÍ

Nobel en ciencias, el más esquivo para las mujeres. Lee un poco de la historia del NOBEL AQUÍ

Leer más...

El efecto Jet Lag, ataques al corazón y cuánto crecemos: así nos influye el reloj biológico

“Muchas de las hormonas sufren cambios durante el día y la noche. Por ejemplo, la melatonina aumenta durante el comienzo de la noche y provoca que las personas duerman” dice el Dr. John Ewer, investigador del CINV, consultado en LUN sobre el trabajo de los ganadores del Nobel de Medicina.

Lee el artículo completo en LUN

Leer más...

Nobel de Medicina 2017 distingue a expertos en el reloj biológico humano

“En términos médicos, hemos podido comprender por qué a ciertas horas del día ocurren ataques de asma, por ejemplo; o entender que la efectividad de los fármacos varía según la hora del día” comenta el Dr. John Ewer, Investigador del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de Valparaíso.

Lee el artículo original en EL MERCURIO

Leer más...

Destacada participación de representantes de CINV y NUmind en #JovenesconCiencia

Destacada participación de representantes de CINV y NUmind en #JovenesconCiencia, actividad organizada por Iniciativa Milenio, que reúne a los investigadores jóvenes de los diferentes institutos y núcleos milenio del país.

Esta actividad tiene por objetivo crear redes de cooperación interdisciplinarias favoreciendo el encuentro entre científicos para potenciar su participación y aporte a la sociedad, tal como el equipo que se creó el año pasado para asesorar a al parlamento con contenidos que complementen la argumentación para las diferentes discusiones que se dan en las diferentes comisiones.

Esta actividad se basa en dinámicas grupales en que los jóvenes resuelven desafíos y desarrollan sus aptitudes de liderazgo.

Representando al Centro Interdisciplinario de Neurociencia de Valparaíso (CINV).

Emerson Carmona

Daniela de Giorgis

Jean Paul Maidana

Ana Abott

Carolina Flores

Representando al Núcleo Milenio NU-MIND NC 130011 (Dr. Andrés Chávez)

Odra Santander

Rodrigo Ibarra

Patricio González

Leer más...

Ingeniero de 30 años diseñó software que detecta enfermedad visual en diabéticos

Iniciativa fue ganadora del segundo concurso nacional Derribando Muros, organizada por el Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la Universidad de Valparaíso, CINV, y la Fundación Ciencia Joven, con el apoyo del Servicio Alemán de Intercambio Académico, DAAD, y patrocinio del Congreso del Futuro. 
En el mundo, hay más de 400 millones de personas con diabetes, de cuyo total, un 15% padece retinopatía diabética, patología que puede conducir a la ceguera. Con el fin de prevenir esta afección, Ignacio Abarca, ingeniero eléctrico de 30 años –junto a un equipo multidisciplinario- diseñó un software que permite detectar esta enfermedad visual de manera rápida y precoz, iniciativa que lo llevó a obtener el galardón del concurso nacional Derribando Muros, realizado en el Parque Cultural de Valparaíso. 
La actividad – efectuada en las últimas horas-,  fue organizada por el Instituto Milenio Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la Universidad de Valparaíso, CINV, y la Fundación Ciencia Joven, con el apoyo del Servicio Alemán de Intercambio Académico, DAAD, y el patrocinio del Congreso del Futuro. 
 
Gracias a este certamen, el joven ingeniero de la Universidad de Chile, viajará a Alemania para representar a nuestro país en el concurso mundial  de innovación Falling Walls Lab, a realizarse el 8 de noviembre en Berlín, oportunidad en la que expondrá su proyecto y compartirá con más de cien líderes de todo el planeta. 
“Es muy emocionante haber llegado a esta etapa y saber que viajaré a Alemania, a mostrar este proyecto que hemos estado desarrollando durante seis años. Para todos los que hacemos ciencia e ingeniería, es relevante poder mostrarle al mundo que aquí en Chile y Latinoamérica se están generando innovaciones que pueden impactar positivamente en la calidad de vida de las personas. Así es que esperamos tener una buena recepción”, comenta el integrante de la empresa Teledx. 
 
Prevención de la ceguera
En esta segunda versión de Falling Walls Lab Chile, Ignacio Abarca tuvo tres minutos para exponer su proyecto que busca prevenir la retinopatía diabética. “Estamos frente a una epidemia global. Una de cada once personas tiene diabetes, quienes anualmente, deben realizarse un examen a la vista para evitar la ceguera. Si en esta ecuación incorporamos la falta de capacidad oftalmológica, nos encontramos con que la ceguera por diabetes, es la principal causa de pérdida de visión en población trabajadora de Chile y el  mundo. Y frente a ello, la única solución posible es tecnología”, comentó el ganador. 
Según explica el profesional, la ceguera por esta patología puede controlarse de manera adecuada siempre y cuando sea detectada en etapas tempranas, situación  que hoy no ocurre debido a la baja cobertura del examen. “En ese contexto, nosotros hemos desarrollado un sistema de inteligencia artificial que permite detectar de manera automática y precoz esta enfermedad. Todo esto, una vez que el paciente diabético acude a un centro de atención para tomarse el examen de retina. Nuestro sistema analiza la imagen descartando aquellos exámenes que no presentan la patología. Esto permite que los oftalmólogos se concentren solamente en aquellos datos que se encuentran con anormalidades, aumentando así la cobertura de examen de ojo en más de cinco veces”, explica. 
Con esta tecnología, que ha sido validada por el Ministerio de Salud y aplicada a 100 mil pacientes, se busca beneficiar no sólo a los afectados, sino también a los sistemas de salud pública y privada, “lo que también implica una gran reducción en costos de salud”, comenta Abarca. Por esta razón también, es que el proyecto busca ser implementado a lo largo del país y también, obtener validaciones internacionales por parte de la FDA de Estados Unidos, entre otras entidades.
 
Ciencia e innovación chilena
 
La jornada nacional también contó con la presentación de otros siete participantes: Bruno Grossi, Ornella Tiboni, Erwin Blanco, Patricio Sánchez, Pablo Campos, Ignacio Garafulic, y Pavel Prado –este último de origen cubano-.
 
El jurado, estuvo integrado por el Dr. Juan Carlos Sáez, Subdirectora del CINV; Arpe Caspary, director de la DAAD en Chile; Óscar Contreras, integrante del directorio de la Fundación Ciencia Joven, y Nicolás Fernández, director ejecutivo del Congreso del Futuro. “Quedé positivamente impresionado. Los jóvenes estaban muy bien preparados, mostrando mucho entusiasmo y buenas ideas. Por eso, es vital apoyar estas iniciativas,  que demuestran la existencia de un capital importante en este país, y que no difiere al de naciones desarrolladas. En Chile debemos apoyar a los emprendedores, y esta actividad es un gran ejemplo de ello”, expresó el Dr. Juan Carlos Sáez. 
Por su parte, Óscar Contreras también se mostró optimista con los resultados de este segundo certamen de Falling Walls Lab Chile. “En esta oportunidad, vimos que la innovación no es solo científica, sino que proviene de múltiples áreas que permiten solucionar problemas sociales que están afectando a distintos países, como es la detección temprana de enfermedades, el desperdicio de alimentos o la producción a escala de algas marinas que pueden solucionar el hambre. Con estos grandes ejemplos de innovación, queremos seguir posicionando a este concurso y hacer que más chilenos estén presentes en Falling Walls”.
La actividad, contó además con una charla magistral del científico de CINV, Dr. Juan Carlos Sáez, y del astrónomo de la Universidad de Valparaíso, Eduardo Ibar. El cierre del evento y la premiación consideró también  la participación del senador Guido Guirardi, quien destacó la importancia de promover la innovación en Chile. “Es fundamental lograr conectar la ciencia, la academia y las universidades, con los problemas concretos que tiene el país y el planeta. Sin duda, debemos promover las ciencias básicas y aquellas investigaciones motivadas por la curiosidad, pero es importante también agregarle un segundo piso, para impulsar soluciones a los seres humanos y seres vivos del mundo entero”, indicó el parlamentario.
Por su parte, el Dr. Ramón Latorre, Premio Nacional de Ciencias y director del CINV, valoró  las iniciativas desarrolladas por jóvenes de diversas disciplinas y la capacidad que tuvieron los concursantes de abordar problemas complejos en pocos minutos. “Pero la lección más importante que nos deja esta actividad,  es que sin innovación no hay ciencia, y sin ciencia no hay innovación. Éstos son dos elementos indivisibles y por eso, lo que debemos hacer para que el país surja, es impulsar ambos mundos al unísono, tal como lo han hecho países desarrollados. Del mismo modo, debemos promover una educación que nos permita hablar en un mismo idioma, mediante la ciencia y la cultura”, señaló el investigador. 
Feria científica escolar
 
Junto al foro Falling Walls Lab Chile, se desarrolló la Feria STEM escolar -sobre ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas-, en el Parque Cultural de Valparaíso.  La iniciativa, organizada por Fundación Ciencia Joven, forma parte del programa Academia Ciencia Joven, que se realiza con 34 colegios de la Región Metropolitana y de Valparaíso,  con el fin de desarrollar competencias científicas en los jóvenes, y empoderar a los profesores.  “Esta feria busca generar una plataforma de difusión de estos proyectos, en los que reunimos a todos los colegios participantes. En dicha instancia, los estudiantes tuvieron la oportunidad de divulgar su trabajo, dar a conocer sus resultados, y ser evaluados entre sus mismos pares y científicos, generando así una retroalimentación importante”, comentó Eduardo Guzmán, director de la Fundación Ciencia Joven. (Por: Carolina Todorovic. Agencia Inés Llambías Comunicaciones).
Leer más...