Noticias

Científicos indagan sobre la violencia letal ¿Un rasgo humano cultural o genético?

Por César Ravello/ CINV

Científicos buscan esclarecer cuáles son los factores determinantes para la aparición de violencia letal contra individuos de la misma especie. Usando una gran cantidad de datos arqueológicos e históricos, midieron cómo ha ido variando el nivel de violencia a lo largo de la historia y cómo se compara con otros animales.

Si bien a la mayoría le puede horrorizar, a nadie le sorprende que en la especie humana hayan individuos capaces de matar a otros de su misma especie. La historia está llena de eventos en que humanos han usado violencia letal contra otros humanos, desde grandes guerras con millares de muertos hasta un simple individuo asesinando a otro a sangre fría en alguna riña. Y ni siquiera es necesario mirar al pasado para encontrar hechos de este tipo, cada día nos llega información sobre personas muertas a manos de otras personas.

¿Es la violencia parte de la naturaleza humana? Esta pregunta, o alguna variante, se ha venido haciendo desde hace miles de años bajo distintos enfoques ¿Es un fenómeno sicológico, sociológico, o está enraizado en un nivel más profundo de nuestra naturaleza animal, y que hemos heredado de nuestros ancestros evolutivos? En este último punto se ha enfocado un reciente estudio realizado por un grupo de científicos españoles encabezados por José María Gómez, publicado en la prestigiosa revista Nature.

Antes de continuar es necesario aclarar un punto: el humano no es la única especie animal que puede matar a otros de su misma especie. El uso de violencia letal se manifiesta en muchos animales, y no sólo en carnívoros como podría esperarse sino incluso en algunos que podrían considerarse a simple vista apacibles, como los caballos o los hámsters. Aclarado este punto, podemos dejar de lado toda noción de que la violencia letal es algo inherente a la “maldad” humana o que los animales son “bondadosos”. Sin embargo, no todas las especies de animales manifiestan esta conducta, por lo que uno de los objetivos del estudio es analizar en qué grupos de animales aparece este fenómeno y si es un rasgo compartido entre especies emparentadas. Para ello se hizo la medición de la “señal filogenética”, que indica cuál es la probabilidad de que dos especies compartan un rasgo según qué tan emparentados estén; así, si un rasgo aparece en dos especies cercanas, la señal filogenética de ese rasgo tendrá un valor alto y permite asumir que si estas dos especies presentan el rasgo, lo heredaron a partir de su ancestro en común.

Lee el Artículo completo en EL MOSTRADOR

Leer más...

Investigadora taiwanesa se radicó en Valparaíso para estudiar el cerebro

La doctora Chiayu Chiu, premiada a nivel mundial en el “CINV-Max Planck”, estudiará los misterios de la comunicación neuronal que origina acciones y conductas

Nació en Taiwán, vivió más de tres décadas en Estados Unidos y ahora, se instaló en Valparaíso, para seguir adelante con su sueño: entender el funcionamiento del cerebro y cómo se conectan las neuronas, para generar diversas acciones y conductas en nosotros. Se trata de Chiayu Chiu, ganadora del primer concurso internacional impulsado por el Instituto Milenio, Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la Universidad de Valparaíso, CINV, junto a la Sociedad Max Planck, de Alemania.

Casada con un científico chileno y madre de dos hijos, la científica de 43 años dejó la Universidad de Yale a fines del 2016, para radicarse en la ciudad porteña y dedicarse por completo a sus investigaciones. En los laboratorios de CINV, la Dra. Chiayu Chiu cuenta con la tecnología y un equipo humano que la apoya en esta misión, para la cual dispone de 150 mil dólares anuales, durante 5 años. Esto, en una modalidad de trabajo pionera en Chile, fomentada por CINV y los Institutos Max Planck, entidad europea que ha dado origen a 18 Premios Nobel en el mundo.

Para el Dr. Ramón Latorre, Premio Nacional de Ciencias y director de CINV, la presencia de la ganadora es un hecho relevante. “Por primera vez en Chile, y gracias a este concurso, se está implementando un modelo inédito de desarrollo científico en los más jóvenes, usando la misma estrategia que ocupan instituciones tan importantes en el mundo como la Sociedad Max Planck, nuestros socios. Y desde Valparaíso, estamos apostando por entregar libertad, creatividad y recursos a los mejores talentos científicos. Por tanto, es un gran orgullo contar la presencia de Chiayu en nuestro centro, esperando que pueda tener una extraordinaria experiencia, trabajando con pasión y espíritu libre en la generación de ciencia de excelencia”.

La investigadora también expresa su entusiasmo por el nuevo desafío. “Estoy motivada, no sólo por el prestigio de los Institutos Max Planck, sino por la calidad y orientación del CINV, donde puedo realizar mi investigación desde múltiples enfoques, como biofísica, biología molecular, computación y biología del desarrollo, junto a un excelente grupo humano y profesional que desde ya me está respaldando”.

Neuronas en Valpo

Chiayu llegó al país con su familia y un cúmulo de conocimientos e inquietudes. “Me interesa comprender cómo se comunica el sistema nervioso central para generar conductas, y poder interrogar a las neuronas con el objetivo de saber cómo interactúan y conversan entre ellas”, señala. Así, actos tan mecánicos como tomar un lápiz, levantar un brazo o responder a una pregunta, tienen un origen complejo en las sinapsis, mecanismos que interesan profundamente a Chiayu.

“Quiero entender cómo las experiencias diarias nos generan comportamiento, más que una patología en sí misma. Y también, conocer aspectos acerca de cómo el cerebro controla todo lo que hacemos”, señala. Sin embargo, sus estudios, también podrían ser base para entender enfermedades y crear en el futuro mejores tratamientos para condiciones como epilepsia, esquizofrenia y autismo.

Lee el artículo original en LA ESTRELLA DE VALPARAÍSO

Leer más...

Científicos buscan comprender cómo se desarrolla en nuestro cerebro el fraude, la malversación y la coima

Por Rodolfo Agurto/ CINV

Es sabido que cuando existen comportamientos de transgresión o de deshonestidad, y estos no son descubiertos o castigados, pueden escalar en el tiempo, siendo más y más intensos con cada subsecuente repetición del acto deshonesto. Así, lo que puede comenzar como un simple juego de engaño, puede transformarse en un verdadero escándalo de grandes proporciones que podrá tener consecuencias legales y personales graves. Sin embargo, científicamente hablando, no se han abordado explicaciones de esto ni de lo que ocurre en el cerebro cuando este patrón de escalamiento comienza a desarrollarse. En una reciente publicación en la revista Nature, un grupo de investigadores Londinenses ha comenzado a estudiar las bases neurofisiológicas relacionadas con este comportamiento.

Fraude, malversación, coimas y aprovechamiento de vacíos legales. La lista suma y sigue. Con el uso progresivo y sofisticación de las redes sociales, muchas personas han comenzado a levantar la alfombra y poner sobre la mesa los quehaceres deshonestos y delictuales presentes en nuestra sociedad. Los recientes episodios de colusión en Chile y otros diversos casos de deshonestidad, otorgan gran relevancia a la discusión de estos temas.

Sin embargo, e independiente de la interpretación de estos fenómenos sociales, a algunos científicos les resulta interesante comprender esta tendencia humana a actuar de forma deshonesta, ¿cuál es el origen y cómo se desarrolla en el cerebro humano, el sustrato neurobiológico que posteriormente facilita tales conductas poco éticas? Responder a esta pregunta no es una tarea fácil, debido a la complejidad del comportamiento humano, y a la gran cantidad de factores que lo determinan y moldean. No obstante, existen algunos correlatos neuroanatómicos que se han comenzado a estudiar y que dan luces interesantes sobre cómo se desarrolla la deshonestidad en nuestro cerebro.

Es sabido que cuando existen comportamientos de transgresión o de deshonestidad, y estos no son descubiertos o castigados, pueden escalar en el tiempo, siendo más y más intensos con cada subsecuente repetición del acto deshonesto. Así, lo que puede comenzar como un simple juego de engaño, puede transformarse en un verdadero escándalo de grandes proporciones que podrá tener consecuencias legales y personales graves. Sin embargo, científicamente hablando, no se han abordado explicaciones de esto ni de lo que ocurre en el cerebro cuando este patrón de escalamiento comienza a desarrollarse.

Lee el Artículo completo en EL MOSTRADOR

Leer más...

Científica de Taiwán lidera proyecto que busca comprender las neuronas

La Doctora Chiayu Chiu ganó concurso del Instituto Milenio, CINV porteño y la sociedad Max Planck.

Casada con un científico chileno y madre de dos hijos, la Dra. Chiayu Chiu (43 años) dejó la Universidad de Yale y tres décadas de trabajo en Estados Unidos para radicarse en Valparaíso, donde se dedicará por completo a sus investigaciones. Su interés es entender el funcionamiento del cerebro y cómo se conectan las neuronas, para generar diversas acciones y conductas en nosotros.

Chiayu Chiu es ganadora del primer concurso internacional impulsado por el Instituto Milenio, Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la Universidad de Valparaíso (CINV), junto a la Sociedad Max Planck, de Alemania.

En los laboratorios del CINV, la Dra. Chiayu Chiu cuenta con la tecnología y un equipo humano que la apoya en esta misión, para la cual dispone de 150 mil dólares anuales, durante 5 años. Esto, en una modalidad de trabajo pionera en Chile, fomentada por el CINV y los Institutos Max Planck, entidad europea que ha dado origen a 18 Premios Nobel en el mundo.

Para el Dr. Ramón Latorre, Premio Nacional de Ciencias y director del CINV, la presencia de la ganadora es un hecho relevante. “Por primera vez en Chile, y gracias a este concurso, se está implementando un modelo inédito de desarrollo científico en los más jóvenes, usando la misma estrategia que ocupan instituciones tan importantes en el mundo como la Sociedad Max Planck, nuestros socios. Y desde Valparaíso estamos apostando por entregar libertad, creatividad y recursos a los mejores talentos científicos. Por tanto, es un gran orgullo contar la presencia de Chiayu en nuestro centro, esperando que pueda tener una extraordinaria experiencia”.

Lee la nota original en MERCURIO VALPARAÍSO

Leer más...

Levantarán centro científico en históricas ruinas de Valparaíso

Por Hernán Cisternas, El Mercurio

El proyecto para edificar la nueva sede de un instituto de investigación de excelencia a nivel mundial está en licitación.

Si todo marcha de acuerdo con lo previsto, en un plazo de 600 días volverán a recobrar vida las ruinas del ex edificio Severín, sitio con valor histórico, que entre febrero y agosto de 1828 acogió al primer Congreso Bicameral de Chile. Está ubicado en el corazón del barrio fundacional de Valparaíso, a pasos de la iglesia La Matriz, uno de los sectores más deteriorados de la ciudad y resurgirá convertido en un refugio científico, que apuesta por revitalizar y recuperar esa zona patrimonial.

La Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas llamó a licitación para construir en el lugar la sede del Centro Interdisciplinario de Neurociencias de Valparaíso (CINV), que dirige el premio nacional de Ciencias Ramón Latorre.

Se trata de un proyecto que tiene un costo de $7.425 millones, que demoró casi una década en concretarse.

En el siglo XVIII, el ruinoso edificio Severín fue convento jesuita. Posteriormente acogió a la congregación de los Dominicos. El inmueble terminó su vida útil el año 2004, cuando un incendio -el segundo en su historia- destruyó las instalaciones ocupadas en esa fecha por una comisaría de Carabineros. Tras años como sitio eriazo, del inmueble original solo permanece en pie la fachada.

Una vez que se reconstruya, pasará a denominarse “Edificio Juan Ignacio Molina”, en honor al abate jesuita considerado como el primer científico chileno, quien residió en ese lugar hasta antes de trasladarse a Bolonia, Italia.

Para el científico Ramón Latorre, promotor de la idea de instalar el CINV en el barrio fundacional de Valparaíso, no obstante el deterioro del sector, “lo que queremos hacer en el lugar es un faro para la ciencia, un faro para el país y recuperar el barrio”.

El desafío es demostrar que a través de un edificio moderno e innovador, convertido en un centro de investigación de excelencia a nivel mundial, es posible recuperar sitios históricos y, paralelamente, reactivar un barrio que forma parte de la zona que ha sido declarada por la Unesco como patrimonio de la humanidad.

El Centro Interdisciplinario de Neurociencias de Valparaíso ostenta desde el año 2011 la categoría de Instituto Milenio.

En el lugar se levantará un edificio de 4.863 m {+2} , que contará con instalaciones de alta tecnología, laboratorios para investigación neurocientífica, un auditorio, salas multiuso y de reuniones, espacios de trabajo para 150 personas -entre investigadores y estudiantes de doctorados y post doctorados, chilenos y extranjeros-, un museo interactivo y áreas para la difusión de la ciencia.

Se espera que anualmente el Centro de Neurociencias reciba a más de 2 mil especialistas nacionales e internacionales ligados a la investigación científica.

En julio del 2015, Bienes Nacionales entregó la propiedad en comodato por 40 años a la Universidad de Valparaíso para la construcción del CINV.

Para contar con los $7.425 millones que cuesta el proyecto fue necesario concordar voluntades en pos de un financiamiento compartido entre el Ministerio de Obras Públicas ($1.075 millones), la Universidad de Valparaíso ($1.500 millones) y el Gobierno Regional ($4.850 millones).

La apertura de los antecedentes técnicos que se presenten dentro de la propuesta pública se realizará el 22 de agosto, mientras que las ofertas económicas se conocerán el 13 de septiembre.

VISITA
Las empresas interesadas en la construcción visitarán el lugar el 4 de mayo.

Lee el artículo original en EL MERCURIO

Otros artículos relacionados:

EL MARTUTINO

NOTICIAS UV

MERCURIO VALPARAÍSO

Leer más...

CINV inicia proceso de licitación para obras de su nueva sede en La Matriz

El proyecto considera una superficie edificada de 4 mil 863 metros cuadrados y una inversión de más de 7 mil 400 millones de pesos.

Como una excelente noticia fue recibida la publicación en el Diario Oficial del llamado a licitación para las obras de construcción del nuevo edificio del Centro Interdisciplinario de Neurociencias de la Universidad de Valparaíso (CINV), en el barrio La Matriz.

El proyecto considera una superficie edificada de 4 mil 863 metros cuadrados y una inversión de más de 7 mil 400 millones de pesos.

El CINV, albergado en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valparaíso, está integrado por más de quince investigadores, nacionales y extranjeros, quienes desarrollan ciencia, estudios y extensión en un ambiente académico de estándar mundial.

Para el director del CINV y Premio Nacional de Ciencias, Ramón Latorre, el inicio del proceso para adjudicar la obra a la empresa constructora que presente la mejor propuesta técnica y económica es muy positivo y destacó el impulso que tendrá la ciencia en general y la neurociencia en particular como también la recuperación del barrio donde se emplazará el edificio.

“Queremos hacer de este lugar un faro para la ciencia, un faro para el país, pero además el proyecto contempla una recuperación del barrio, que es uno de los más hermosos de Valparaíso”, afirmó.

El diseño y construcción de la nueva sede del CINV incluye espacios para la difusión de la ciencia, auditorio, sala multiuso, sala de reuniones, wifi gratuito para todo el entorno y espacios de trabajo para una dotación cercana a las 150 personas, entre académicos, estudiantes y personal administrativo.

Se espera, además, que el CINV reciba cada año más de dos mil visitas de especialistas ligados a la investigación científica, dando cuenta de su aporte a la comunidad de la Región de Valparaíso.

El rector de la Universidad de Valparaíso, Aldo Valle, se refirió a las proyecciones que entrega a la casa de estudios concretar la iniciativa. “Valparaíso es una ciudad universitaria, pero queremos ser más. Queremos ser un lugar de referencia del desarrollo científico de alto nivel para el país, para Latinoamérica y el mundo. Si bien ya hacemos ciencia de nivel internacional, sin duda que la construcción del nuevo edificio del CINV nos va a permitir alcanzar estándares todavía mayores a los que ya tenemos”, indicó.

Finalmente, el intendente regional, Gabriel Aldoney, reconoció que el proceso no ha sido fácil por lo que ha significado aunar muchas voluntades, pero manifestó que “constituye un legítimo orgullo por lo que representará para la región contar con una unidad de estas características, donde claramente se da respuesta a la demanda drl mundo académico, de la ciencia y de los investigadores”.

El intendente agregó: “Es un compromiso que asumí en el momento de tomar el cargo con la propia Universidad de Valparaíso y particularmente con el rector Aldo Valle. Y lo hice por varias razones: la primera de ellas es que Valparaíso es una ciudad que tiene una característica universitaria por esencia, pero además tiene una segunda característica que es su patrimonio y aquí en este proyecto se juntan ambos conceptos”, sostuvo.

El Centro Interdisciplinario de Neurociencias se ubicará en el sector fundacional de Valparaíso, donde funcionó el primer Congreso Nacional Bicameral; se inserta en el barrio La Matriz, colaborando con la reactivación del Barrio Puerto, área declarada como Sitio Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, rescatando uno de los inmuebles más emblemáticos de la ciudad, el Edificio Severín.

Desde el año 2011 el CINV es un Instituto Milenio, siendo el primer centro de una universidad pública en regiones que recibe esta categoría y que desde el campo de la ciencia busca ser un activo colaborador en la reactivación de la ciudad.

El 22 de agosto próximo las empresas interesadas en construir esta obra deberán entregar sus ofertas técnicas y el 13 de septiembre las ofertas económicas.

Lee el artículo original en NOTICIAS UV

Leer más...

Chilenos buscan revertir alzheimer con fármaco aprobado para otras enfermedades

Medicamento utilizado para la gota y la artritis gotosa podría bloquear una proteína que causa este mal. Con estudio en animales quieren probar que individuos tratados logran mejorar su memoria.

Las panexinas son unas proteínas que están relacionadas con la inflamación, pero hace algunos años se descubrió que también lo están en el proceso de comunicación entre las neuronas, ya que se ubican en la zona donde se produce la transmisión de la información.

Alvaro Ardiles, bioquímico e investigador del Centro Interdisciplinario de Neurociencia y de la Escuela de Medicina de la U. de Valparaíso, junto a su grupo de investigación, encontró evidencias de que estas proteínas podían modular la actividad neuronal: cuando no estaban presentes o las inhibían, la comunicación entre las neuronas aumentaba.

Ardiles ahora prueba fármacos que puedan bloquear su acción con la idea de aumentar la actividad neuronal y revertir el daño que genera el alzheimer.

Este año, gracias a un proyecto Fondecyt, estudiará el comportamiento de animales con alzheimer que están siendo tratados con medicamentos que bloquean la acción de las panexinas. Entre estos fármacos está uno para tratar otras enfermedades inflamatorias, como la gota y la artritis gotosa.

“Estas proteínas participan también en los procesos de comunicación relacionados con la memoria y el aprendizaje, lo que se denomina plasticidad neuronal. Cuando aprendemos algo, ocurre un cambio en el patrón de actividad de algunos grupos de neuronas ubicadas en estructuras del cerebro importantes para el aprendizaje, y luego, cuando necesitamos recuperar este conocimiento, es decir, recordar lo aprendido, estas neuronas han experimentado una serie de cambios que las hacen estar preparadas para volver a adquirir ese patrón de actividades, y aquí estas proteínas podrían ser importantes”, explica Ardiles.

Para esta investigación se le enseñará a un grupo de ratones una ubicación dentro de un laberinto y se les dará alguna clave visual para orientarse. ¿Por qué evaluarán la ubicación? Porque la memoria espacial es una de las primeras que se dañan en un paciente con alzheimer, dice Ardiles.

“Si logramos disminuir o revertir el daño en las neuronas y en la pérdida de memoria, el fármaco podría ser promisorio para iniciar estudios en humanos”, agrega. El que una de las sustancias bloqueadoras sea un fármaco que ya está aprobado pavimenta las futuras pruebas en personas.

Lee el artículo original en LA TERCERA
 
 
Leer más...

Emblemático edificio del Barrio Puerto de Valparaíso inicia su camino para su restauración

El edificio quedará emplazado en el sector de la Matriz, donde antes estuvo una unidad de Carabineros y donde funcionó el Congreso Nacional.

Fue publicada en el Diario Oficial del pasado jueves el llamado a licitación para las obras de construcción del Centro Interdisciplinario de Neurociencias, entidad dependiente de la Universidad de Valparaíso.

La información fue entregada por el Intendente de la Región de Valparaíso, Gabriel Aldoney, quien junto al secretario regional ministerial de Obras Públicas, Miguel Saavedra, al rector de la Universidad de Valparaíso, Aldo Valle, el director regional de Arquitectura, Rodrigo Pereira y el director del Centro, Ramón Latorre llegaron hasta el edificio Severín del Barrio Puerto donde se emplazará.

Se trata de un proyecto cuyo proceso no ha sido fácil por lo que ha significado aunar muchas voluntades y que para el intendente Gabriel Aldoney “constituye un legítimo orgullo por lo que representará para la región contar con unidad de estas características donde claramente se da respuesta a la demanda al mundo académico, a la ciencia y a los investigadores”

También destacó la autoridad regional el lugar patrimonial en que el edificio quedará emplazado, el sector de la Matriz, donde antes estuvo una unidad de Carabineros y donde funcionó el Congreso Nacional.

Para el seremi de OO.PP. “la materialización de la obra se necesitó coordinar financiamientos tanto del MOP, Universidad de Valparaíso, Gobierno Regional y Subdere, además de pertinencias ambientales y del Consejo de Monumentos Nacionales”.  

El 22 de agosto próximo las empresas interesadas en construir esta obra deberán entregar sus ofertas técnicas y el 13 de septiembre las ofertas económicas. “Nuestra estimación, señaló Aldoney, es que de aquí a final de año estaríamos iniciando esta gran obra para Valparaíso”

Universidad de Valparaíso

El rector de la Universidad de Valparaíso, Aldo Valle recibió la información de parte del intendente Aldoney y junto al director del Centro, se dirigieron al lugar exacto en calle Santiago Severín donde junto con recorrer el sitio donde estará albergado el Centro con más de 4 mil m2 de construcción en 4 niveles. Valle expresó sus agradecimientos al jefe regional por todos los esfuerzos desplegados para llegar a este punto en que ya se está a punto de iniciar las obras. “Coincido con el intendente en se trata de una obra muy importante para la región y que es una importante señal y respuesta a los científicos. Hacer ciencia es una de las fórmulas importantes para avanzar y eso haremos”

El Centro Interdisciplinario de Neurociencas se ubicará en el sector fundacional de Valparaíso,  donde funcionó el primer Congreso Nacional Bicameral; se inserta en el barrio La Matriz, colaborando con la reactivación del Barrio Puerto, área declarada como Sitio Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, rescatando uno de los inmuebles más emblemáticos de la ciudad, el Edificio Severín.

El proyecto considera una superficie edificada de 4 mil 863 metros cuadrados, y tendrá también un Museo de la Neurociencia, para acercar la ciencia a la comunidad;  un auditorio para 200 personas, para albergar seminarios científicos y diversas expresiones artísticas y culturales;  y una sala que podrá ser facilitada para reuniones de las agrupaciones locales.

Lee el artículo original en EL MARTUTINO

Leer más...

Evidencia científica demuestra que cerebro de la mujer cambia de tamaño durante ciclo menstrual

Por Ann Iturra/CINV

Científicos del Max Planck Institute for Human Cognitive and Brain Sciences de Leipzig, demostraron que a medida que aumentan los niveles de estrógeno en las mujeres durante el periodo menstrual, el volumen del hipocampo aumenta. Si bien éste es un estudio preliminar, sus hallazgos abren un amplio campo de investigación respecto a la capacidad del cerebro humano para adaptarse al medio ambiente y también sobre la influencia de las fluctuaciones fisiológicas sutiles de los estrógenos, en la conectividad cerebral de las mujeres y cómo esto podría relacionarse con alteraciones en su salud mental.

Es bastante cotidiano escuchar lo cambiante que suele ser el humor en las mujeres. Aparentemente, esto no estaría tan lejos de la realidad de acuerdo al equipo del Max Planck Institute for Human Cognitive and Brain Sciences de Leipzig, Alemania, quienes demostraron que a medida que varían los niveles de estrógeno en las mujeres durante el periodo menstrual, el volumen del hipocampo -un área del cerebro que es crucial para la memoria, el estado de ánimo y las emociones- también varía.

Aunque ya se sabe desde hace algún tiempo que el cerebro tiende a cambiar de forma plástica como mecanismo de adaptación, lo interesante de esta investigación fue que resultó en un descubrimiento sorprendente: El cerebro no sólo es capaz de adaptarse a condiciones cambiantes en el largo plazo, sino que también puede hacerlo mes a mes. Cada mes, las mujeres experimentan la subida y bajada de hormonas durante su ciclo menstrual, es así como estas variaciones parecen cambiar la estructura del cerebro con asombrosa regularidad.

Estudios previos con animales de experimentación, ya habían señalado la existencia de fluctuaciones sutiles en la estructura del hipocampo que van de la mano de las variaciones en los niveles de estrógeno, la hormona sexual femenina. Asimismo, se sabe que existen anomalías hipocampales en varias patologías neuropsiquiátricas, las que a su vez tienden a manifestarse de manera diferente entre hombres y mujeres. No obstante, el potencial impacto de las sutiles fluctuaciones hormonales sexuales en la estructura del hipocampo humano, no estaba claro hasta el estudio de este grupo de científicos.

Lee el artículo completo en EL MOSTRADOR

Leer más...

CINV fortalece alianzas de colaboración científica

Con el fin de fortalecer sus redes de colaboración en Chile como en el extranjero, el Centro Interdisciplinario de Neurociencia, de la Universidad de Valparaíso, CINV, organizó un encuentro con sus nuevos miembros honorarios y asociados. 
La jornada, que contó con la asistencia de investigadores, directivos y académicos, se desarrolló en el Palacio Baburizza. El encuentro, liderado por el Dr. Ramón Latorre, director de CINV y Premio Nacional de Ciencias, consideró un recorrido por el actual Museo de Bellas Artes de Valparaíso, y una presentación de los nuevos desafíos del centro, como los avances para la construcción del nuevo edificio del CINV en el Barrio Puerto de Valparaíso y la  consolidación del convenio con la Sociedad Max Planck con la instalación en Valparaíso de la primera CINV-Max Planck Research Leader. 

 

HONORARIOS

Francisco Bezanilla:  Lillian Eichelberger Cannon Professor del Departamento de Bioquímica    y Biología Molecular y el Insituto de Biofísica Dinámica de la Universidad de Chicago.

Thomas Härting: Empresa Härting S.A.

Eric Goles: Facultad de Ingeniería y Ciencias, Universidad Adolfo Ibáñez.

ASOCIADOS

Miguel Holmgren:      Inv Senior de la sección de Neurofisiología Molecular del National Institutes of Health.

Paul Brhem:                Vollum Institute Oregon Health & Science University.

María José Escobar:  Profesor Auxiliar, Departamento de Ingeniería, Universidad Técnica Federico Santa María, Valparaíso, Chile.

Pablo Caviedes:         Director, Centro de Investigaciones Clínicas y Estudios Farmacológicos (CICEF), Facultad de Medicina Universidad de Chile.

Jorge Bevilacqua:      Profesor asistente Instituto de Ciencias Biomédicas de la Faculta de Medicina de la Universidad de Chile.

Peter Larson:              Profesor Asociado del Depto de Fiosología y Biofísca de la Universidad de Miami.

Luis Cuello:                  Profesor Asistente  de la Escuela de Medicina del Health Science Center, Texas Tech Unnivesity.

Riccardo Olcese:       Profesor Asociado de  Fsiología de la Escuela de Medicina UCLA. 

Fotos en Sociales MERCURIO VALPARAÍSO

Ignacio Díaz, postdoctorante CINV-UV; Pablo Caviedes, investigador; Dr. Ramón Latorre, Director CINV y Dr. Francisco Bezanilla, miembro honorario CINV.

 

Miguel Holmgren, CINV; Patricio Oreo, Investigador CINV; Dereck Corcoran, biologo PUC y Dr. Adrián Palacios, CINV.

Juan Pablo Moya; Ana María Cárdenas, CINV; Pablo Marquet, investigador PUC y Alan Neely, subdirector CINV.

Sebastián Estay; Pedro Espinosa; Camila Quiroz; Chiayu Chiu y Andrés Chávez, CINV

 

 

 

Dr. Juan Carlos Sáez, investigador CINV; Dra. Kathleen Whitlock, investigadora CINV; María José Escobar, Universidad Técnica Federico Santa María y miembro Asociado CINV y Agustín Martínez, CINV.

 

 

Leer más...