Noticias

Médicos y astrónomos advierten sobre el lado oscuro de las luces LED

Efectos del reemplazo del alumbrado público por una opción más eficiente:

Eficientes y cada vez más accesibles, las luces LED han ido expandiendo su presencia en pantallas de celulares y tabletas, iluminación doméstica y alumbrado urbano y de carreteras.

Sin embargo, esta última aplicación no ha estado exenta de polémica. En las últimas semanas, un juez falló en contra de la ciudad de Monterrey, California, porque la conversión de su luminaria urbana a luces LED viola leyes ambientales estatales. En Chicago, el plan de reemplazar más de 270 mil luces por LED llevó a que el alcalde de la ciudad reciba numerosas cartas de ciudadanos que piden que se haga en forma responsable para reducir la contaminación lumínica y no afectar la salud de las personas. Y en Montreal, Canadá, el alcalde acaba de congelar un proyecto para cambiar por LED 132 mil luces de las calles, tras evaluar informes que advierten sobre sus riesgos para la salud.

El más contundente proviene de la Asociación Estadounidense de Medicina (AMA), que en junio pasado emitió un documento advirtiendo que una conversión inapropiada hacia tecnología de luces LED en la iluminación de calles “puede tener consecuencias adversas” para la salud y el medio ambiente.

Sueño y accidentes

“La luz LED de alta intensidad emite una gran cantidad de luz azul que se ve blanca a simple vista y que crea un resplandor nocturno peor que las luces convencionales”, dice la AMA. Como consecuencia, “este tipo de luz puede reducir la agudeza visual de los conductores, generando accidentes de tránsito”.

Agrega que las luces LED azules operan en longitudes de onda de la luz de día, por lo que suprimen la secreción de melatonina en la noche, retardando el ciclo de sueño.

“Esto genera el llamado síndrome de fase retrasada del sueño, afecta la memoria, atención y concentración; afecta el rendimiento y aumenta el riesgo de accidentabilidad”, advierte la doctora Julia Santín, neuróloga del Centro Médico del Sueño de la Red de Salud UC-Christus.

John Ewer, investigador del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de Valparaíso (CINV), agrega que el impacto “es aun mayor dentro de las casas, sobre todo por el uso de tabletas y celulares, que tienen el mismo tipo de luz”.

El efecto de la luz azul también ha mostrado desorientar a algunas aves nocturnas, insectos, tortugas y peces. Y, además, afecta a la astronomía, un impacto especialmente crítico para los observatorios en el norte del país.

“La luz LED con alto componente azul -que es la mayor parte de la luz LED- tiene un efecto de dispersión atmosférica tres a cuatro veces superior a la de las lámparas de sodio convencionales”, señala Pedro Sanhueza, director de la Oficina de Protección de la Calidad del Cielo del Norte de Chile.

Para contrarrestar estos efectos, la cruzada de asociaciones médicas, astronómicas y ambientales es optar por iluminación LED no mayor a 3.000 Kelvin; es decir, luz blanca cálida.

“Afortunadamente, la mayor disponibilidad tecnológica y el precio hoy permiten esta opción para el alumbrado urbano”, dice Sanhueza. Agrega que en el caso de rutas cercanas a observatorios y a áreas silvestres protegidas, “nos gustaría que la iluminación fuera aún más cálida”. La opción es la luz LED ámbar, de unos 1.800 Kelvin y que tiene una tonalidad más anaranjada.

“Con el MOP estamos estudiando instalarla en la Ruta Algarrobo (IV Región), y pasa muy cerca de observatorios”, adelanta el experto.

Lee el artículo original en EL MERCURIO

 

 

Leer más...

LACONEU2017: IV Escuela Latinoamericana de Verano en Neurociencia Computacional

El objetivo principal de LACONEU2017: IV Escuela Latinoamericana de Verano en Neurociencia Computacional es promover en Latinoamérica el campo de la Neurociencia Computacional a través de herramientas matemáticas y computacionales de vanguardia y sus aplicaciones en Investigación Biomédica y Aplicación Clínica. El estudio multidisciplinario de la función cerebral utilizando la neurociencia, las matemáticas y los enfoques computacionales ayuda a una mejor comprensión de las funcionalidades cerebrales en estados normales o patológicos, así como para potenciar importantes avances en la educación, marcos teóricos, imágenes cerebrales y terapias biomédicas

Dentro de las actividades de www.laconeu.cl la próxima semana tendremos 3 actividades abiertas a integrantes del CINV-UV, y AC3E  UTFSM

I. Lunes 23, 17-18hrs, Instituto de Sistemas Complejos de Valparaiso

“Searching for the girl on the bicycle: Neural dynamics of sustained feature-based attention in the human brain”
Matthias M. Muller
Universitat Leipzig, Leipzig, Germany

II. Martes 24, 17-18hrs, Instituto de Sistemas Complejos de Valparaiso

“Imprinting and recalling cortical ensembles in vivo”
Luis Carrillo-Reid
Columbia University, NYC, USA

III. Miercoles 25, 17-18hrs, Instituto de Sistemas Complejos de Valparaiso
“Spatial navigation in the Hippocampus and Medial Entorhinal Cortex”
Emilio Kropff
Leloir Institute, IIBBA-CONICET
Buenos Aires, Argentina

Si quiere saber mas de los expositores visita LACONEU2017

Leer más...

Diez escolares aprendieron secretos del cerebro en curso desarrollado en Valparaíso

Segunda Escuela de Verano en Neurociencia

Al centro de polera azul, Dr. Andrés Chávez, junto a escolares de la región de Valparaíso y Atacama durante la escuela de verano 2017.

Por Carolina Todorovic/Agencia Inés Llambías Comunicaciones

Participantes, provenían de la regiones de Valparaíso y Atacama

-Jornada, liderada por el Dr. Andrés Chávez, fue organizada por el Núcleo Milenio NuMIND,  en colaboración con el Centro Interdisciplinario de Neurociencia (CINV), de la U. de Valparaíso..

– “Nos interesa mostrar a las nuevas generaciones, cómo la ciencia puede contribuir al país”, comentó el Dr. Andrés Chávez

Con pipetas y tecnología de vanguardia, durante una semana, diez jóvenes trabajaron como científicos en los laboratorios, aprendiendo sobre neuronas, biología molecular y bioquímica.

Con pipeta en mano y al interior de laboratorios, diez estudiantes de enseñanza media de la Región de Valparaíso y Atacama, fueron protagonistas de una experiencia única: aprender neurociencia mediante la experimentación, con las manos en la masa.  Durante una semana, de nueve a seis de la tarde, los jóvenes desarrollaron investigaciones sobre comunicación neuronal, modulación sináptica, biología molecular y bioquímica. Esto, en el marco de la II Escuela de Verano en Neurociencia, jornada organizada por el núcleo NuMIND – en colaboración con el Instituto Milenio, Centro Interdisciplinario de Neurociencia, de la Universidad de Valparaíso-.

Los alumnos -seleccionados entre 27 postulantes-, tienen entre 16 y 18 años,  y pertenecen a colegios municipales, privados y subvencionados, en su mayoría,  de toda la Quinta Región, desde San Antonio hasta Quillota.  La actividad estuvo liderada por el neurocientífico Andrés Chávez, director del núcleo NuMIND e investigador asociado de CINV, y culminó este sábado, en el Auditorio de la Universidad Andrés Bello, en Viña del Mar. Su ejecución contó con el financiamiento de la Iniciativa Científica Milenio, el apoyo del CINV, del Centro de Neurobiología de Plasticidad Cerebral (CNPC), y de las Universidades de Valparaíso y Andres Bello, sede Viña del Mar.

Escuelas de Verano

“Realizar las Escuelas de Verano ha sido una experiencia fenomenal. El objetivo de esta jornada, que se efectuó por segunda vez en Valparaíso, es la inserción y desarrollo de una plataforma científica para estudiantes de enseñanza media, que esperamos permita promover y potenciar la creación de diferentes grupos al interior de liceos y colegios, contribuyendo así al desarrollo futuro de la ciencia tanto en la Quinta Región como del país”, explica el Dr. Chávez.

Las diez becas otorgadas, permitieron a los estudiantes recibir entrenamiento en técnicas experimentales de vanguardia, desde un enfoque práctico de la enseñanza,  aplicado en los laboratorios de NuMIND, CINV y CNPC, en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valparaíso, como también en el laboratorio de virología de la Universidad Andres Bello. “Desde el primer día, los muchachos ya estaban tomando la pipeta, realizando experimentos y trabajando durante todo el día como si fueran un científico más.  Fue muy satisfactorio ver el entusiasmo y felicidad de los alumnos. Pero lo más interesante, es que ellos no mostraron miedo a equivocarse, ni a meter las manos en cosas desconocidas para ellos. De los errores se aprende”, comenta el director de NuMIND.

Luego de los talleres, el curso culminó con una gran exposición de los alumnos, en la ciudad de Viña del Mar.

Experiencia de estudiantes

Agustín Zúñiga, de 18 años, es uno de los alumnos seleccionados, y el único que no pertenece a la Región de Valparaíso. Tiene 18 años, egresó de la Scuola Italiana de Copiapó y está muy agradecido de haber aprendido nuevos tópicos sobre neurociencia. “Ha sido una experiencia genial, estar con verdaderos científicos en los laboratorios y recibir todo el apoyo necesario para sacar adelante el proyecto de investigación. Durante el curso, trabajé investigando la mutación de las conexinas, y cómo esto tiene efectos en la pérdida de la audición”, explica.

El joven, que aspira a estudiar ingeniería civil en bioquímica o ingeniería comercial,  consideró a esta experiencia como gratificante, permitiendo abrir su mente a nuevos conocimientos.

Similar opinión comparte Nickollette Gatica, joven de 18 años, egresada del colegio María Auxiliadora de Playa Ancha, Valparaíso.  “La neurociencia es un área que me gusta mucho y me intriga. Todos los temas que hemos visto en los talleres son muy interesantes. Y el hecho de que sea una experiencia práctica es algo muy positivo, ya que se aprende más haciendo. Meter las manos en los experimentos y manipular las herramientas del laboratorio, es muy distinto a escuchar una clase, ya que estás viviendo la experiencia”, comenta.

La estudiante también valora el crecimiento personal que otorga el trabajo científico y la investigación. “Si te gusta la ciencia debes hacerte cargo de esto, y aprender algunos puntos importantes, como la tolerancia a la frustración, la perseverancia y no rendirse. También hay que entender que las cosas no siempre resultan de forma rápida o como uno quiere. Todo eso se aprende en instancias como éstas y es muy enriquecedor”, señala la joven, quien espera ingresar a una carrera científica, como es tecnología médica.

Otra becada en la Escuela de Verano fue Rocío Henríquez, quien vive en Santo Domingo y es egresada del colegio Instituto del Puerto de San Antonio. “Venir aquí fue una tremenda oportunidad, porque te entregan materiales a los que no cualquiera tiene acceso. Además, aprendes  técnicas de trabajo y te puedes dar cuenta de cómo es hacer ciencia, entendiendo que no es llegar y obtener un resultado inmediato”, comenta la adolescente de 18 años.

Rocío trabajó con electrofisiología, mediante una técnica especial que permitió a un equipo poder conectarse con una célula. “Lo que más me llamó la atención y me pareció impresionante  es  poder entender qué pasa adentro de una célula, algo que no puede verse con el ojo humano”. La joven, quien desea estudiar enfermería, señala que la investigación científica también es una disciplina que le atrae muchísimo, razón por la cual, espera seguir vinculada a algún laboratorio. “Poder investigar y realizar descubrimientos es una tarea compleja pero muy linda, que te enriquece”, concluye.

Para el Dr. Andrés Chávez, desarrollar estas jornadas con estudiantes secundarios, representa un aporte fundamental al desarrollo científico no sólo para la Región  de Valparaíso, sino para todo el país. “Es satisfactorio saber que hay gente joven interesada en la investigación científica, más allá de sus proyecciones en una carrera profesional. Nos interesa mostrar a las nuevas generaciones, cómo la ciencia puede contribuir al país, y de qué manera también se puede orientar una disciplina como la neurociencia a una dimensión más aplicada,  enfocada a generar beneficios en la población”.

Leer más...

Copiapino aprendió de neurociencia en Valparaíso

cronica@diarioatacama.cl

El egresado de la Scuola Italiana de Copiapó fue el único joven que llegó desde otra región en ser parte de la segunda escuela de verano.

Con pipeta en mano y al interior de laboratorios, diez estudiantes de enseñanza media de la región de Valparaíso y Atacama, fueron protagonistas de una experiencia única, aprender neurociencia mediante la experimentación, con las manos en la masa.

Durante una semana, de nueve a seis de la tarde, los jóvenes desarrollaron investigaciones sobre comunicación neuronal, modulación sináptica, biología molecular y bioquímica. Esto, en el marco de la II Escuela de Verano en Neurociencia, organizada por el núcleo NuMIND, en colaboración con el Instituto Milenio, Centro Interdisciplinario de Neurociencia, de la Universidad de Valparaíso.

Uno de los seleccionados fue Agustín Zúñiga, de 18 años, el único que no pertenece a la región de Valparaíso. Egresó de la Scuola Italiana de Copiapó y está muy agradecido de haber aprendido nuevos tópicos sobre neurociencia. “Ha sido una experiencia genial, estar con verdaderos científicos en los laboratorios y recibir todo el apoyo necesario para sacar adelante el proyecto de investigación. Durante el curso, trabajé investigando la mutación de las conexinas, y cómo esto tiene efectos en la pérdida de la audición”, explicó.

El joven, que aspira a estudiar ingeniería civil en bioquímica o ingeniería comercial, consideró esta experiencia como gratificante, permitiendo abrir su mente a nuevos conocimientos.

Los alumnos -seleccionados entre 27 postulantes-, tienen entre 16 y 18 años, y pertenecen a colegios municipales, privados y subvencionados, en su mayoría de la quinta región. La actividad estuvo liderada por el neurocientífico Andrés Chávez, director del núcleo NuMIND e investigador asociado de Centro Interdisciplinario de Neurociencia de Valparaíso (Cinv).

Su ejecución contó con el financiamiento de la Iniciativa Científica Milenio, el apoyo del CINV, del Centro de Neurobiología de Plasticidad Cerebral (CNPC), y de las Universidades de Valparaíso y Andres Bello, sede Viña del Mar.

Para el doctor Andrés Chávez, desarrollar estas jornadas con estudiantes secundarios, representa un aporte fundamental al desarrollo científico. “Es satisfactorio saber que hay gente joven interesada en la investigación científica, más allá de sus proyecciones en una carrera profesional. Nos interesa mostrar a las nuevas generaciones, cómo la ciencia puede contribuir al país, y de qué manera también se puede orientar una disciplina como la neurociencia a una dimensión más aplicada, enfocada a generar beneficios en la población”.

Lee la nota original en DIARIO ATACAMA

Leer más...

“Hay que exponerse a la luz de la mañana lo antes posible” John Ewer en LUN

“El cuerpo les dice que es de noche, pero China les dice que es de día”, explica sobre los efectos del jet lag.

John Ewer, biólogo del Centro Interdisciplinario de Neurociencia (CIN) de Valparaíso, ha dedicado buena parte de su carrera al estudio del reloj biológico. “Hay un reloj central, pero el cuerpo está lleno de relojes”, dice a raíz de que la Selección disputa la China Cup con un desfase de 12 horas. “Ellos están en horario opuesto al nuestro, la hora oficial de China es 11 horas antes de nosotros”, explica el profesional y agrega que, para la final del domingo, ya estará a tres horas del nivel normal, más acostumbrados.

Ewer, chileno e hijo de estadounidenses, explica que no es fácil adaptar el cuerpo al jet lag. “Están 12 horas cambiados y, por lo tanto, todas las cosas reguladas por el reloj van a estar patas para arriba por algunos días. Ellos llevan tres a cuatro días y uno se ajusta al menos una hora por día, varía entre las personas, por la edad o la dirección en que viajas”, agrega.

Ewer dice que los primeros días deben haber sido dramáticos (“el cuerpo les dice que es de noche, pero China les dice que es de día”) y que se puede inducir el sueño con pastillas de melatonina, la hormona que genera el cuerpo para dormir. “La única manera de cambiar el reloj central que está en el cerebro es con luz. Hay que exponerse a la luz de la mañana lo antes posible. El reloj le pone la atención al sol y a nada más. Y todos los órganos del cuerpo tienen relojes con ritmicidad diaria”, cuenta.

-¿Qué regulan los relojes de los órganos?

-Un montón de cosas, como ritmos de hormonas, ritmos de temperaturas. Imagínate que el hígado tiene que ver con digestión y, como somos animales diurnos, comemos de día, el hígado se prepara para funcionar antes de que empiece el día. Con el jet lag todos los relojes se desordenan.

-¿Qué desórdenes pueden tener los seleccionados?

-Lo más obvio es que están tratando de dormir en la noche, pero también van a tener problemas como molestias de digestión.

Lee la nota en LUN

Leer más...

“El Ministerio de la Ciencia no resolverá el problema de fondo”

Por Sofía Navarro/ Mercurio Valparaíso

Entrevista a John Ewer en el Mercurio de Valparaíso, por anuncio de Michelle Bachelet

El próximo lunes, la Presidenta Michelle Bachelet firmará el proyecto de ley que enviará al Congreso para la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología, cumpliendo con una de sus promesas de campaña.

Sin embargo, el Doctor John Ewer Lothian, científico del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la Universidad de Valparaíso (Cinv), advierte que dicha instancia, por sí sola, no soluciona las carencias en este ámbito en el país.

– ¿Cómo es hoy el panorama científico en nuestro país?

– Chile invierte muy poco en ciencia comparado con países de la OCDE, eso es parte del asunto… Existe una necesidad para hacer ciencia y buenas tecnologías, hay que reorientar el buque desde un país que esencialmente vende piedras con cobre y exporta alambres en una sociedad que puede hacer sus propias cosas…Hay que aumentar la inversión en ciencia y también hacer cambios respecto a las políticas que ha tenido Chile.

– ¿Debería ser la innovación uno de los pilares del nuevo ministerio?

– Claro, todo esto tiene que ser una cadena completa para que nos dejemos de ganar nuestra vida exportando piedras de cobre. Hay que empezar a hacer nuestros propios productos con valor agregado, cosas complicadas y que nos permitan resolver problemas.

– ¿Qué temas deberían ser prioridades en el nuevo Ministerio?

– En este momento todas las áreas (ciencia, inversión y tecnología) están un poco ‘colgando’ debido a que el país se financia por la venta de cobre, lo que no requiere grandes tecnologías o estas ya están resueltas. Si eso no cambia, el Ministerio podría ser muy bonito pero no va a tener una gran utilidad…Lo que se debe hacer es cambiar todas las necesidades para generar la creación y potenciar una sociedad del conocimiento, lo que es mucho más complicado.

– ¿Faltó escuchar a especialistas para la creación de este ministerio?

– Falta escuchar a todo el mundo y pensar en lo que requiere Chile para progresar de aquí a 50 años, pensando en ciencia y desarrollo. Existen áreas muy fuertes, podría haber más y nuevas teniendo en mente cuáles son las que el país lograría potenciar… tenemos que competir con el resto del mundo, por ejemplo, no podemos hacer teléfonos celulares porque ese es un mercado que ya perdimos. Hay cosas que tenemos que resolver nosotros y si aprendemos, súper.

-¿Cuáles cree que serán las complejidades cuando comience a operar el ministerio?

– Me imagino que habrán dificultades logísticas, la más difícil es justificar la existencia del Ministerio, definir cuál va a ser la misión; en caso que sea resolver y hacer gestión, eso no va a cambiar ninguna cosa, porque las gestiones no resuelven el gran problema que tenemos que solucionar en Chile. Para hacer un Ministerio de Ciencia y Tecnología tendrán que abarcar temas desde la ciencia hasta la generación de productos.

– ¿Viene este nuevo ministerio a saldar la falta de visibilidad de la ciencia e innovación?

– Sólo si se ponen realmente serios en tratar de resolver el problema de fondo…Podríamos hacer un Ministerio de exploración espacial, o de cualquier cosa, pero si no es clara la misión de generar una sociedad del conocimiento, será tan poco efectivo como su falta. Es muy complicado porque no partimos completamente de cero pero sí de un nivel bajo… Hay mucho camino que andar, y está bien equivocarse pero hay que echar andar el buque.

-¿Debe ser, entonces, la sociedad del conocimiento el principal tema del ministerio?

– Claro, ese debería ser el motor que justifique su existencia, si es una cosa para agilizar gestiones, quizás nos va a hacer el diario vivir más simple, pero no resolverá el problema de fondo.

– ¿Se debería trabajar en una descentralización de fondos en proyectos científicos?

– Sin duda que Santiago domina en todos los ámbitos. Hay iniciativas que han hecho y tratan de poner el balance, con proyectos regionales y otras instancias…Hay que incentivar la regionalización de manera desesperada.

“Hay que aumentar la inversión en ciencia y también hacer cambios respecto a las políticas que ha tenido Chile” “Hay que reorientar el buque desde un país que, esencialmente, vende piedras con cobre y exporta alambres” “Si no es clara la misión de generar una sociedad del conocimiento, será tan poco efectivo como su falta””

Lee la entrevista en EL MERCURIO DE VALPARAÍSO

Leer más...

Escuela de Verano NUMIND 2017

Algunos de los estudiantes de la Escuela de Verano NUMIND 2017, en sus respectivos trabajos de laboratorio.

La ceremonia de clausura y presentacion de los alumnos que estuvieron durante esta semana trabajando en los laboratorios de Neurociencias de la Universidad de Valparaiso y Andres Bello, se llevó a cabo el día Sábado 7 de Enero del 2017 a partir de las 10:00 am en el Auditorio Amarillo, Campus Viña del Mar de la Universidad Andrés Bello, Quillota 980.

Leer más...

Discípulos recuerdan al científico que llevó las neurociencias chilenas a la cima

“Mario Luxoro fue un gran formador, su gran legado fue abrir las puertas a la gente joven y dejarlos ser independientes, una escuela que tiene pocos símiles en Chile”, dice su alumno, el Biólogo y Premio Nacional, Ramón Latorre.
Fotos: 1- Luxoro aislando un axón gigante de jibia; 2- Luxoro en una de sus últimas presentaciones.
 
Lee el artículo que le dedica EL MERCURIO AQUÍ
 
 
A través de una declaración pública, la Universidad de Chile comunicó el fallecimiento de Mario Luxoro Mariani, reconocido científico nacional, Premio Nacional de Ciencias del año 2000 y el primer chileno en obtener el grado académico de doctor fuera del país. Luxoro nació en 1926 y en 1948 obtuvo el grado de Ingeniero Civil Químico en la Universidad Federico Santa María. Motivado por su interés en las ciencias biológicas y ante la ausencia de una escuela dedicada a esto, decide entrar a la Escuela de Medicina de la U. de Chile, estudios que interrumpió en 1953, cuando viajó al Massachusetts Institute of Technology (MIT) becado para el programa de doctorado. Así, en 1957 Luxoro fue el primer chileno en doctorarse fuera del país. Una vez de vuelta en Chile, el científico se desempeñó como docente de la Escuela de Medicina de la U. de Chile y uno de los impulsores de la creación de la Facultad de Ciencias de la misma casa de estudios, de la cual fue decano entre 1968 y 1972. También impulsó la creación del Laboratorio de Fisiología Celular de Montemar, en Viña del Mar. Durante su carrera Luxoro publicó numerosas e importantes investigaciones científicas. Su trabajo fue reconocido en el año 2000 con el Premio Nacional de Ciencias. Según informó la Universidad de Chile, sus restos serán velados en el Edificio Biología Milenio, de la Facultad de Ciencias, en Las Encinas 3370, Ñuñoa, Santiago.
Fuente: Emol.com – http://www.emol.com/noticias/Tecnologia/2016/12/27/837403/Fallece-Mario-Luxoro-Premio-Nacional-de-Ciencias-y-el-primer-chileno-en-doctorarse-en-el-extranjero.html
 
Leer más...

Kathleen Whitlock, la Gringa que enseña ciencia a los niños en Valparaíso

Esta Neurocientífica enseña  a los niños a construir un horno solar con paraguas

A Kathleen Whitlock le dicen la gringa de Playa Ancha y es seca con los experimentos caseros

Llegó a Valparaíso a trabajar como profesora en un doctorado y rápido se dio cuenta de que en Chile ser mujer y científica “es lo más chancho en misa que hay”

Lee el artículo completo en la Revista M de LUN

Leer más...

Abejas desarrollan adicción a néctar con pesticidas

Producto empleado en agricultura genera cambios conductuales y desorientación para volar y regresar al panal, lo que contribuye a la muerte de estos polinizadores.

Redacción – La Estrella de Valparaíso

Las abejas, nuestros grandes polinizadores, prefieren consumir néctar y polen de flores que contienen el pesticida más usado en el mundo. Este producto no tiene un sabor especial que las atraiga mientras buscan alimento, pero una vez probado, les genera una adicción que las hace ingerir más de él, mediante el néctar contaminado. Pero el pesticida tiene efectos perjudiciales sobre sus pequeños cerebros: cambios en la conducta y desorientación para volar y regresar al panal, lo que contribuye a su muerte.

Así lo asegura Geraldine Wright, zoóloga y botánica estadounidense, y actual investigadora de la Universidad de Newcastle, Inglaterra. La científica, líder en el estudio de estos insectos, dio a conocer estos hallazgos en Chile durante el Simposio “Small Brains Big Ideas” 2016, organizado por los Institutos Milenios, Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la U. de Valparaíso (CINV), y Neurociencia Biomédica (BNI), y por las Universidades de Chile, Mayor, y de Valparaíso.

La Dra. Wright se ha especializado en explorar la memoria y comportamiento de las abejas, así como sus preferencias alimentarias. En ese contexto, estudia un tipo de pesticida que, debido a su eficacia y selectividad, se utiliza comúnmente en la agricultura. Estos productos se aplican directamente en las semillas, generando un efecto sistémico en toda la planta: hojas, tallos y raíces. “Son muy eficientes en el combate de los insectos. El problema es que el pesticida también termina en el polen y néctar, alimento que mayormente consumen las abejas y otros polinizadores. Y estas dosis, por muy bajas que sean, tienen efectos dramáticos en estos insectos. Las abejas prefieren el polen y néctar que está contaminado, lo que genera una especie de adicción. Y eso se va acumulando en su organismo, ocasionando cambios perjudiciales en su comportamiento”, asegura la científica.

Adicción y receptores

Los efectos negativos de esta práctica alimentaria han sido probados por la zoóloga en múltiples experimentos. En uno de éstos, logró determinar que frente a dos tipos de alimentos y estímulos, azúcar sola y azúcar con pesticida, las abejas preferían consumir esta última. Además, observó este efecto aun cuando usó un rango amplio de dosis de pesticida, incluyendo aquella que se encuentra en las flores de plantas tratadas con este producto. Según explica la Dra. Geraldine Wright, las dosis contaminadas que consumen las abejas, no tienen sabor ni aroma que las atraiga. Pero a poco ingerir el alimento, en el cerebro de éstas se activan los mismos receptores sobre los cuales actúa la nicotina en seres humanos. “Ahí podríamos entender que se trata de una adicción, pero aún no sabemos exactamente si estos mecanismos son los que explican el cambio de conducta”, comenta.

Para el Dr. John Ewer, investigador del CINV y uno de los organizadores de la jornada “Small Brains Big Ideas”, estos hallazgos son interesantes y relevantes para la neurociencia y medio ambiente. “En humanos se han hecho muchos estudios sobre preferencias alimentarias. Pero en el caso de las abejas y del consumo de este pesticida, los mecanismos son distintos ya que es en respuesta a una adicción. La abeja no requiere experiencia previa y su reacción es inmediata, prefiriendo ese alimento por sobre otros. Todo esto es muy interesante porque se vincula al sistema de recompensas en el cerebro, un tópico que también hemos revisado durante esta actividad internacional”, comenta.

Conducta

Si bien el pesticida no mata a la abeja de forma rápida tras su contacto, sí le genera cambios importantes en su comportamiento, que finalmente pueden terminar con su vida, lo que también representa un problema para nuestro ecosistema, que necesita de polinizadores.

“Las tareas que deben hacer las abejas para encontrar la flor, el néctar y el polen, y luego volver al panal es realmente difícil. A veces deben volar varios kilómetros, utilizando su memoria y la toma de decisiones para retornar al panal. Pero estas habilidades se ven afectadas por los pesticidas, haciendo que ellas se pierdan y no logren volver al panal, lo cual puede causar su muerte”, describe la estadounidense.

La Dra. Wright comenta que este fenómeno está influyendo en la pérdida de diversidad de los polinizadores y tipos de abeja. Esto, a pesar de que existen otros múltiples factor

es asociados a la muerte de estos insectos. Para ayudar a terminar con este flagelo, la zoóloga propone trabajar en el desarrollo de pesticidas que puedan tener algún sabor amargo o que generen un rechazo en las abejas.

La investigadora, oriunda de Wyoming, EE.UU, también combina su interés por plantas e insectos, con sus estudios en abejas, para comprender cómo funcionan los circuitos neuronales implicados en el aprendizaje, memoria y toma de decisiones.

En ese contexto, un área

de interés es emplear a este insecto para entender las bases neuronales de las adicciones o el abuso de drogas, que interfieren en el sistema de recompensa en el cerebro, generando satisfacción. Esto, también podría ayudar a comprender lo que sucede en el sistema nervioso de seres humanos y proponer nuevas herramientas terapéuticas.

Curso internacional

El simposio internacional “Small Brains, Big Ideas” se desarrolla en el contexto del curso práctico del mismo nombre, y cuenta con la participación de expertos mundiales en el estudio de abejas y modelos genéticos: mosca Drosophila melanogaster y el nemátodo, C. elegans. La actividad, realizada en Santiago, Las Cruces y Valparaíso entre el 10 y el 19 de noviembre, busca capacitar a jóvenes científicos de toda Latinoamérica, en el conocimiento y trabajo con estos poderosos sistemas invertebrados. Otros relatores destacados que han participado este año son los Dres: Ulrike Heberlein, Scott Waddell, Brian Smith, Patrick Emery, Claire Benard, entre otros.

“La jornada considera actividades prácticas, clases, y el simposio internacional contiene charlas de los profesores invitados extranjeros. El espíritu general de esta actividad, es promover y enseñar sobre el manejo de estos modelos en Latinoamérica, los cuales son realmente útiles para investigación básica y biomédica. Una de las mayores características de los invertebrados es que son sistemas muy sofisticados para investigar el sistema nervioso, pero a la vez, son baratos en relación a otros modelos de estudio, lo que representa una gran ventaja. Así, como lo hemos hecho durante varios años, queremos seguir formando profesionales que sepan utilizar muy bien estos modelos para sus investigaciones. Y en esa área, el Centro Interdisciplinario de Neurociencia de Valparaíso (CINV), pone grandes esfuerzos y recursos”, explica John Ewer, investigador de CINV.

La Dra. Andrea Calixto, científica de la Universidad Mayor, integrante del CINV, y también organizadora del curso, destaca la importancia de esta jornada. “Uno de los principales objetivos es propiciar el estudio de modelos simples, baratos, para trabajar en preguntas de importancia biológicas. El curso está dirigido a enfermedades neurodegenerativas, pero estos modelos funcionan para abordar cualquier pregunta biológica. Representa una oportunidad extraordinaria para investigadores jóvenes que quieren iniciar su carrera científica e implementar este tipo de trabajo en sus países”.

Lee el artículo en LA ESTRELLA DE VALPARAISO

Leer más...