Noticias

Levantarán centro científico en históricas ruinas de Valparaíso

Por Hernán Cisternas, El Mercurio

El proyecto para edificar la nueva sede de un instituto de investigación de excelencia a nivel mundial está en licitación.

Si todo marcha de acuerdo con lo previsto, en un plazo de 600 días volverán a recobrar vida las ruinas del ex edificio Severín, sitio con valor histórico, que entre febrero y agosto de 1828 acogió al primer Congreso Bicameral de Chile. Está ubicado en el corazón del barrio fundacional de Valparaíso, a pasos de la iglesia La Matriz, uno de los sectores más deteriorados de la ciudad y resurgirá convertido en un refugio científico, que apuesta por revitalizar y recuperar esa zona patrimonial.

La Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas llamó a licitación para construir en el lugar la sede del Centro Interdisciplinario de Neurociencias de Valparaíso (CINV), que dirige el premio nacional de Ciencias Ramón Latorre.

Se trata de un proyecto que tiene un costo de $7.425 millones, que demoró casi una década en concretarse.

En el siglo XVIII, el ruinoso edificio Severín fue convento jesuita. Posteriormente acogió a la congregación de los Dominicos. El inmueble terminó su vida útil el año 2004, cuando un incendio -el segundo en su historia- destruyó las instalaciones ocupadas en esa fecha por una comisaría de Carabineros. Tras años como sitio eriazo, del inmueble original solo permanece en pie la fachada.

Una vez que se reconstruya, pasará a denominarse “Edificio Juan Ignacio Molina”, en honor al abate jesuita considerado como el primer científico chileno, quien residió en ese lugar hasta antes de trasladarse a Bolonia, Italia.

Para el científico Ramón Latorre, promotor de la idea de instalar el CINV en el barrio fundacional de Valparaíso, no obstante el deterioro del sector, “lo que queremos hacer en el lugar es un faro para la ciencia, un faro para el país y recuperar el barrio”.

El desafío es demostrar que a través de un edificio moderno e innovador, convertido en un centro de investigación de excelencia a nivel mundial, es posible recuperar sitios históricos y, paralelamente, reactivar un barrio que forma parte de la zona que ha sido declarada por la Unesco como patrimonio de la humanidad.

El Centro Interdisciplinario de Neurociencias de Valparaíso ostenta desde el año 2011 la categoría de Instituto Milenio.

En el lugar se levantará un edificio de 4.863 m {+2} , que contará con instalaciones de alta tecnología, laboratorios para investigación neurocientífica, un auditorio, salas multiuso y de reuniones, espacios de trabajo para 150 personas -entre investigadores y estudiantes de doctorados y post doctorados, chilenos y extranjeros-, un museo interactivo y áreas para la difusión de la ciencia.

Se espera que anualmente el Centro de Neurociencias reciba a más de 2 mil especialistas nacionales e internacionales ligados a la investigación científica.

En julio del 2015, Bienes Nacionales entregó la propiedad en comodato por 40 años a la Universidad de Valparaíso para la construcción del CINV.

Para contar con los $7.425 millones que cuesta el proyecto fue necesario concordar voluntades en pos de un financiamiento compartido entre el Ministerio de Obras Públicas ($1.075 millones), la Universidad de Valparaíso ($1.500 millones) y el Gobierno Regional ($4.850 millones).

La apertura de los antecedentes técnicos que se presenten dentro de la propuesta pública se realizará el 22 de agosto, mientras que las ofertas económicas se conocerán el 13 de septiembre.

VISITA
Las empresas interesadas en la construcción visitarán el lugar el 4 de mayo.

Lee el artículo original en EL MERCURIO

Leer más...

CINV inicia proceso de licitación para obras de su nueva sede en La Matriz

El proyecto considera una superficie edificada de 4 mil 863 metros cuadrados y una inversión de más de 7 mil 400 millones de pesos.

Como una excelente noticia fue recibida la publicación en el Diario Oficial del llamado a licitación para las obras de construcción del nuevo edificio del Centro Interdisciplinario de Neurociencias de la Universidad de Valparaíso (CINV), en el barrio La Matriz.

El proyecto considera una superficie edificada de 4 mil 863 metros cuadrados y una inversión de más de 7 mil 400 millones de pesos.

El CINV, albergado en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valparaíso, está integrado por más de quince investigadores, nacionales y extranjeros, quienes desarrollan ciencia, estudios y extensión en un ambiente académico de estándar mundial.

Para el director del CINV y Premio Nacional de Ciencias, Ramón Latorre, el inicio del proceso para adjudicar la obra a la empresa constructora que presente la mejor propuesta técnica y económica es muy positivo y destacó el impulso que tendrá la ciencia en general y la neurociencia en particular como también la recuperación del barrio donde se emplazará el edificio.

“Queremos hacer de este lugar un faro para la ciencia, un faro para el país, pero además el proyecto contempla una recuperación del barrio, que es uno de los más hermosos de Valparaíso”, afirmó.

El diseño y construcción de la nueva sede del CINV incluye espacios para la difusión de la ciencia, auditorio, sala multiuso, sala de reuniones, wifi gratuito para todo el entorno y espacios de trabajo para una dotación cercana a las 150 personas, entre académicos, estudiantes y personal administrativo.

Se espera, además, que el CINV reciba cada año más de dos mil visitas de especialistas ligados a la investigación científica, dando cuenta de su aporte a la comunidad de la Región de Valparaíso.

El rector de la Universidad de Valparaíso, Aldo Valle, se refirió a las proyecciones que entrega a la casa de estudios concretar la iniciativa. “Valparaíso es una ciudad universitaria, pero queremos ser más. Queremos ser un lugar de referencia del desarrollo científico de alto nivel para el país, para Latinoamérica y el mundo. Si bien ya hacemos ciencia de nivel internacional, sin duda que la construcción del nuevo edificio del CINV nos va a permitir alcanzar estándares todavía mayores a los que ya tenemos”, indicó.

Finalmente, el intendente regional, Gabriel Aldoney, reconoció que el proceso no ha sido fácil por lo que ha significado aunar muchas voluntades, pero manifestó que “constituye un legítimo orgullo por lo que representará para la región contar con una unidad de estas características, donde claramente se da respuesta a la demanda drl mundo académico, de la ciencia y de los investigadores”.

El intendente agregó: “Es un compromiso que asumí en el momento de tomar el cargo con la propia Universidad de Valparaíso y particularmente con el rector Aldo Valle. Y lo hice por varias razones: la primera de ellas es que Valparaíso es una ciudad que tiene una característica universitaria por esencia, pero además tiene una segunda característica que es su patrimonio y aquí en este proyecto se juntan ambos conceptos”, sostuvo.

El Centro Interdisciplinario de Neurociencias se ubicará en el sector fundacional de Valparaíso, donde funcionó el primer Congreso Nacional Bicameral; se inserta en el barrio La Matriz, colaborando con la reactivación del Barrio Puerto, área declarada como Sitio Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, rescatando uno de los inmuebles más emblemáticos de la ciudad, el Edificio Severín.

Desde el año 2011 el CINV es un Instituto Milenio, siendo el primer centro de una universidad pública en regiones que recibe esta categoría y que desde el campo de la ciencia busca ser un activo colaborador en la reactivación de la ciudad.

El 22 de agosto próximo las empresas interesadas en construir esta obra deberán entregar sus ofertas técnicas y el 13 de septiembre las ofertas económicas.

Lee el artículo original en NOTICIAS UV

Leer más...

Chilenos buscan revertir alzheimer con fármaco aprobado para otras enfermedades

Medicamento utilizado para la gota y la artritis gotosa podría bloquear una proteína que causa este mal. Con estudio en animales quieren probar que individuos tratados logran mejorar su memoria.

Las panexinas son unas proteínas que están relacionadas con la inflamación, pero hace algunos años se descubrió que también lo están en el proceso de comunicación entre las neuronas, ya que se ubican en la zona donde se produce la transmisión de la información.

Alvaro Ardiles, bioquímico e investigador del Centro Interdisciplinario de Neurociencia y de la Escuela de Medicina de la U. de Valparaíso, junto a su grupo de investigación, encontró evidencias de que estas proteínas podían modular la actividad neuronal: cuando no estaban presentes o las inhibían, la comunicación entre las neuronas aumentaba.

Ardiles ahora prueba fármacos que puedan bloquear su acción con la idea de aumentar la actividad neuronal y revertir el daño que genera el alzheimer.

Este año, gracias a un proyecto Fondecyt, estudiará el comportamiento de animales con alzheimer que están siendo tratados con medicamentos que bloquean la acción de las panexinas. Entre estos fármacos está uno para tratar otras enfermedades inflamatorias, como la gota y la artritis gotosa.

“Estas proteínas participan también en los procesos de comunicación relacionados con la memoria y el aprendizaje, lo que se denomina plasticidad neuronal. Cuando aprendemos algo, ocurre un cambio en el patrón de actividad de algunos grupos de neuronas ubicadas en estructuras del cerebro importantes para el aprendizaje, y luego, cuando necesitamos recuperar este conocimiento, es decir, recordar lo aprendido, estas neuronas han experimentado una serie de cambios que las hacen estar preparadas para volver a adquirir ese patrón de actividades, y aquí estas proteínas podrían ser importantes”, explica Ardiles.

Para esta investigación se le enseñará a un grupo de ratones una ubicación dentro de un laberinto y se les dará alguna clave visual para orientarse. ¿Por qué evaluarán la ubicación? Porque la memoria espacial es una de las primeras que se dañan en un paciente con alzheimer, dice Ardiles.

“Si logramos disminuir o revertir el daño en las neuronas y en la pérdida de memoria, el fármaco podría ser promisorio para iniciar estudios en humanos”, agrega. El que una de las sustancias bloqueadoras sea un fármaco que ya está aprobado pavimenta las futuras pruebas en personas.

Lee el artículo original en LA TERCERA
 
 
Leer más...

Emblemático edificio del Barrio Puerto de Valparaíso inicia su camino para su restauración

El edificio quedará emplazado en el sector de la Matriz, donde antes estuvo una unidad de Carabineros y donde funcionó el Congreso Nacional.

Fue publicada en el Diario Oficial del pasado jueves el llamado a licitación para las obras de construcción del Centro Interdisciplinario de Neurociencias, entidad dependiente de la Universidad de Valparaíso.

La información fue entregada por el Intendente de la Región de Valparaíso, Gabriel Aldoney, quien junto al secretario regional ministerial de Obras Públicas, Miguel Saavedra, al rector de la Universidad de Valparaíso, Aldo Valle, el director regional de Arquitectura, Rodrigo Pereira y el director del Centro, Ramón Latorre llegaron hasta el edificio Severín del Barrio Puerto donde se emplazará.

Se trata de un proyecto cuyo proceso no ha sido fácil por lo que ha significado aunar muchas voluntades y que para el intendente Gabriel Aldoney “constituye un legítimo orgullo por lo que representará para la región contar con unidad de estas características donde claramente se da respuesta a la demanda al mundo académico, a la ciencia y a los investigadores”

También destacó la autoridad regional el lugar patrimonial en que el edificio quedará emplazado, el sector de la Matriz, donde antes estuvo una unidad de Carabineros y donde funcionó el Congreso Nacional.

Para el seremi de OO.PP. “la materialización de la obra se necesitó coordinar financiamientos tanto del MOP, Universidad de Valparaíso, Gobierno Regional y Subdere, además de pertinencias ambientales y del Consejo de Monumentos Nacionales”.  

El 22 de agosto próximo las empresas interesadas en construir esta obra deberán entregar sus ofertas técnicas y el 13 de septiembre las ofertas económicas. “Nuestra estimación, señaló Aldoney, es que de aquí a final de año estaríamos iniciando esta gran obra para Valparaíso”

Universidad de Valparaíso

El rector de la Universidad de Valparaíso, Aldo Valle recibió la información de parte del intendente Aldoney y junto al director del Centro, se dirigieron al lugar exacto en calle Santiago Severín donde junto con recorrer el sitio donde estará albergado el Centro con más de 4 mil m2 de construcción en 4 niveles. Valle expresó sus agradecimientos al jefe regional por todos los esfuerzos desplegados para llegar a este punto en que ya se está a punto de iniciar las obras. “Coincido con el intendente en se trata de una obra muy importante para la región y que es una importante señal y respuesta a los científicos. Hacer ciencia es una de las fórmulas importantes para avanzar y eso haremos”

El Centro Interdisciplinario de Neurociencas se ubicará en el sector fundacional de Valparaíso,  donde funcionó el primer Congreso Nacional Bicameral; se inserta en el barrio La Matriz, colaborando con la reactivación del Barrio Puerto, área declarada como Sitio Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, rescatando uno de los inmuebles más emblemáticos de la ciudad, el Edificio Severín.

El proyecto considera una superficie edificada de 4 mil 863 metros cuadrados, y tendrá también un Museo de la Neurociencia, para acercar la ciencia a la comunidad;  un auditorio para 200 personas, para albergar seminarios científicos y diversas expresiones artísticas y culturales;  y una sala que podrá ser facilitada para reuniones de las agrupaciones locales.

Lee el artículo original en EL MARTUTINO

Leer más...

Evidencia científica demuestra que cerebro de la mujer cambia de tamaño durante ciclo menstrual

Por Ann Iturra/CINV

Científicos del Max Planck Institute for Human Cognitive and Brain Sciences de Leipzig, demostraron que a medida que aumentan los niveles de estrógeno en las mujeres durante el periodo menstrual, el volumen del hipocampo aumenta. Si bien éste es un estudio preliminar, sus hallazgos abren un amplio campo de investigación respecto a la capacidad del cerebro humano para adaptarse al medio ambiente y también sobre la influencia de las fluctuaciones fisiológicas sutiles de los estrógenos, en la conectividad cerebral de las mujeres y cómo esto podría relacionarse con alteraciones en su salud mental.

Es bastante cotidiano escuchar lo cambiante que suele ser el humor en las mujeres. Aparentemente, esto no estaría tan lejos de la realidad de acuerdo al equipo del Max Planck Institute for Human Cognitive and Brain Sciences de Leipzig, Alemania, quienes demostraron que a medida que varían los niveles de estrógeno en las mujeres durante el periodo menstrual, el volumen del hipocampo -un área del cerebro que es crucial para la memoria, el estado de ánimo y las emociones- también varía.

Aunque ya se sabe desde hace algún tiempo que el cerebro tiende a cambiar de forma plástica como mecanismo de adaptación, lo interesante de esta investigación fue que resultó en un descubrimiento sorprendente: El cerebro no sólo es capaz de adaptarse a condiciones cambiantes en el largo plazo, sino que también puede hacerlo mes a mes. Cada mes, las mujeres experimentan la subida y bajada de hormonas durante su ciclo menstrual, es así como estas variaciones parecen cambiar la estructura del cerebro con asombrosa regularidad.

Estudios previos con animales de experimentación, ya habían señalado la existencia de fluctuaciones sutiles en la estructura del hipocampo que van de la mano de las variaciones en los niveles de estrógeno, la hormona sexual femenina. Asimismo, se sabe que existen anomalías hipocampales en varias patologías neuropsiquiátricas, las que a su vez tienden a manifestarse de manera diferente entre hombres y mujeres. No obstante, el potencial impacto de las sutiles fluctuaciones hormonales sexuales en la estructura del hipocampo humano, no estaba claro hasta el estudio de este grupo de científicos.

Lee el artículo completo en EL MOSTRADOR

Leer más...

Dr. Alvaro Ardiles en La Estrella de Valparaíso

A sus 40 años, el Dr. Álvaro Ardiles trabaja diariamente para encontrar una terapia contra el Alzheimer, la enfermedad más prevalente del envejecimiento. Bioquímico proveniente de Ovalle -Cuarta Región-, y actual investigador el Centro Interdisciplinario de Neurociencia de Valparaíso, un Instituto Milenio albergado en la Universidad de Valparaíso, está explorando el uso de un fármaco en modelos animales, con el propósito de frenar e incluso revertir el daño neuronal, y mejorar aspectos de la memoria.

Lee la nota completa en La Estrella de Valparaíso

Leer más...

Ramón Latorre en entrevista en Mercurio Valparaíso

El Doctor Ramón Latorre, Director del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la Universidad de Valparaíso y Premio Nacional de Ciencias comenta, en entrevista con el Mercurio de Valparaíso, lo que han sido los 8 años de desarrollo del proyecto para un nuevo edifico del CINV, las innumerables gestiones que el centro ha realizado para lograr el objetivo y su preocupación por el estancamiento de la licitación.

Lea la entrevista completa AQUÍ

Además compartimos con ustedes las dos editoriales que dedicó el mismo medio de prensa a esta inquietud.

Editorial Mercurio Valparaíso Sábado 11 de Marzo

Queja de la ciencia en Barrio Puerto

Premio Nacional denuncia lentitud en proyecto científico llamado a revitalizar el área patrimonial de Valparaíso. Su inquietud por el lento avance de la iniciativa planteó el doctor Ramón Latorre, recordando que el Core aprobó un incremento en los recursos para el nuevo Centro de Neurociencia.

El tiempo pasa y los proyectos quedan. Quedan en el papel. Es el caso, por ejemplo, de algo que aparece como muy sencillo, como la Estación Valencia de Merval, Quilpué, o la renovación de la Av. España, obra más compleja.

La lista de proyectos, de buenos proyectos, es larga y se pueden recordar muchos, como el que ahora se pone de actualidad: el Centro Interdisciplinario de Neurociencia de Valparaíso. Cumple ya ocho años y, nada de raro, llegue a los diez.

Iniciativa importante que logra una doble finalidad: por un lado situar a Valparaíso en el catálogo internacional de investigación científica avanzada, para lo cual la condición de centro universitario de la ciudad proporciona masa crítica; y por otro, se constituye en un foco revitalizador del patrimonial Barrio Puerto.

Su inquietud por el pausado avance de la iniciativa planteó el doctor Ramón Latorre, Premio Nacional de Ciencias, y director del futuro Centro ante el Concejo Municipal de Valparaíso. Señaló que el Consejo Regional aprobó un incremento en los recursos para levantar el inmueble que albergará al Centro, pero hasta ahora los dineros no llegan.

Denunció que ni siquiera hay licitación de obras.

Por su lado, el concejal Daniel Morales reafirmó la importancia del proyecto indicando que allí se podría recibir a cientos de alumnos de un altísimo nivel científico y “se posicionaría a Valparaíso como un polo universitario de renombre internacional”. Considera el concejal “inentendible” que aún no se cuente siquiera con una licitación de las obras.

Sin ocultar su molestia por los planteamientos de Latorre ante el alcalde Jorge Sharp y el Concejo Municipal, el intendente regional, Gabriel Aldoney, manifestó que “ese es un proyecto que está en desarrollo”, agregando que “estos caballeros deben dirigirse a quien corresponde y no sé si tendrán algún problema con el municipio, pero al Gobierno Regional ellos nunca han venido a decirme qué problema tienen… tienen mi número de teléfono”.

Palabras de la autoridad que deben aprovecharse, pero que no restan al doctor Latorre el derecho a formular su inquietud en un organismo representativo como es el Concejo Municipal, que posiblemente poco pueda hacer al respecto, pero que es un espacio de expresión.

Al final del día lo que importa es que la iniciativa muestre signos de vida y que se cumplan con eficiencia, agilidad y transparencia los pasos que corresponden cuando se trata de inversión pública, conjurando la presencia del fantasma de la corrupción que ronda por los pasillos de la burocracia regional. El intendente tiene la palabra.

Publicación original AQUÍ

Editorial Mercurio Valparaíso Domingo 12 de Marzo

En la ciudad del Power Point

La Región ha vivido una de sus semanas más miserables, con el retraso del Metro, el conflicto del Puerto y el ninguneo al Centro de Neurociencia. Si algo tienen en común estos tres eventos, eso es el indignante silencio de las autoridades centrales, llamadas a poner la cordura y mediar en estos casos.

La durísima semana que ha vivido la Región de Valparaíso, iniciada con la inaceptable postergación de la extensión del metro a Quillota y La Calera, por motivos presupuestarios que nadie sabe explicar bien y que pocos están dispuestos a discutir con Santiago por el costo político que ello conlleva, se fue agriando a medida que pasaban los días con el patibulario conflicto de las principales empresas portuarias por el aforo de las cargas limpias y el incomprensible ninguneo al cual ha sido sometido el proyecto del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de Valparaíso.

Pero si algo tienen en común estos tres eventos, eso es el indignante silencio de las autoridades centrales, llamadas a poner la cordura y mediar en casos como éstos, en los cuales los dirigentes regionales -probado está- sencillamente no dan el ancho necesario para garantizar los intereses de los habitantes de la zona.

¿Cómo es posible que tenga que ser el presidente de EFE el que tenga que dar la cara por una promesa rota que se arrastra desde tiempos de la administración de Ricardo Lagos Escobar? ¿En qué planeta una empresa estatal y su principal concesionario desatan una guerra abierta, en la cual se dan el lujo de basurear a los turistas y presionar a medio mundo, incluidos los medios de comunicación, para que sólo se informe lo que a ellos les interesa, sin que el ministro de Transportes o las autoridades respectivas se dignen a llamarlos al orden? ¿Cómo es posible que un Premio Nacional de Ciencias, que apuesta por instalar un centro de investigación de lujo en el barrio más pobre del Puerto, tenga que mendigar una reunión con el alcalde porque el Gobierno Regional no se digna a recibirlo para explicarle por qué se volvió a retrasar su edificio, pese a que ya está completamente financiado por méritos propios?

Entonces es cuando uno se acuerda de esos peregrinos Power Point que le presentaron más de alguna vez, que mostraban el rédito social de la conectividad regional (incluso Quillota cambió el emplazamiento original de su hospital, también postergado, para que tuviera acceso al metro); los mismos que prometían maravillosos beneficios (pedido a la carta confeccionado por un experto de una universidad privada de la zona) para Valparaíso con la construcción de un nuevo terminal portuario; o la magia propia de un centro interdisciplinario, único en el mundo, en el cual los papers y la investigación coincidirían con el reimpulso que nadie había podido darle a uno de los barrios más golpeados y olvidados de Valparaíso.

Debe acaso existir un mundo paralelo en el cual las platas se utilizan de buena manera y no todo termina en sumarios administrativos que no hacen más que sepultar la deficiente administración de recursos públicos, un mundo en el que la indecencia de quienes detentan altos cargos sucumbe ante la nobleza, un mundo que, al menos por esta comarca, hace rato que dejó de existir.

Publicación original AQUÍ

Artículos relacionados:

Centro de Neurociencia será licitado en abril tras firma de convenios por mayor presupuesto

Leer más...

Escuela de Verano Numind en el Mercurio de Valparaíso

Si quieres saber más de lo que fue la II Escuela de Verano en Neurociencia  para estudiantes de 2do a 4to medio, entra AQUÍ

Lee la nota original en MERCURIO VALPARAÍSO

Leer más...

Astrónoma chilena galardonada por su aporte en la ciencia: “Sería muy raro que no hubiera vida en otros planetas”

María Teresa Ruiz se encuentra en París para recibir el “Premio para las Mujeres y la Ciencia” que se le otorgó por el descubrimiento de la primera enana roja y su contribución a la astronomía moderna.

La astrónoma chilena María Teresa Ruiz, galardonada con un premio por su aporte a la ciencia entregado por la Fundación L’Oréal y la Unesco, está convencida de que en la próxima década habrá noticias de vida en otros planetas, un descubrimiento que “cambiará la mirada sobre la Humanidad”. “Sería muy raro que no la hubiera, habiendo tantas estrellas en la galaxia y tantas galaxias en el universo. Puede que sea una vida un poco distinta a la nuestra, pero yo creo que la hay”, comentó la científica antes de recibir el “Premio para las Mujeres y la Ciencia”, que otorgan anualmente estas organizaciones a científicas de los cinco continentes.

Ruiz, de 70 años, recientemente nombrada como la primera mujer presidenta de la Academia de Ciencias de Chile, está colaborando en varios proyectos para buscar exoplanetas. “Todos los grandes telescopios que van a empezar a abrir sus ojos en la próxima década tienen dentro de su justificación científica buscar planetas extrasolares”, explica la actual directora del departamento de Astronomía de la Universidad de Chile, en Santiago.

Y el presumible hallazgo de vida “cambiará nuestra mirada sobre la Humanidad”, porque una cosa es “sospecharlo y otra muy distinta es comprobarlo”, asevera. El premio fue otorgado a Ruiz por el conjunto de su trayectoria, donde destaca el descubrimiento de “Kelu 1”, una “estrella enana café” -similar a un exoplaneta pero más fácil de observar-, así como su trabajo con las estrellas enanas blancas, que permitió estimar la edad de la Vía Láctea en unos ocho mil millones de años. “La gracia de Kelu es que apareció cuando no la estaba buscando” en el telescopio, explicó. Su nombre significa “rojo” en el idioma de los mapuches de Chile.

“Las mujeres tenemos algunas habilidades que nos hacen la vida más fácil”. Así “ser interactiva es importante en la ciencia, de la misma manera que tener el ego mejor entrenado, de forma que no sea un impedimento para trabajar juntos y progresar en un tema”. En cambio, lamenta que la sociedad “no esté preparada para facilitar” que las mujeres científicas brillantes, en edad de tener hijos, puedan dedicarse a la vez a su carrera y hacer su aporte para un “mundo mejor”. Este premio a las mujeres científicas es otorgado desde 1998 y está dotado con 100.000 euros, Ruiz afirma que una parte de ese monto lo destinará a “la promoción de la ciencia entre las niñas” en los centros escolares en Chile, a través de iniciativas propias y con asociaciones que ya trabajan en este ámbito.

Lee el artículo original en EMOL

Leer más...

Científicos chilenos buscan revertir alteraciones en pacientes con Síndrome de Down

Ana María Cárdenas, del CINV, y Pablo Caviedes de la U. de Chile, estudian proteínas responsables de fallas en sistema nervioso, conocimiento que podría aportar al desarrollo de nuevos tratamientos.

En el marco del Día Mundial del Síndrome de Down, que se conmemoró el martes último, científicos del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la Universidad de Valparaíso (CINV) buscan entender el origen de esta condición congénita y proyectar alternativas terapéuticas, que mejoren la calidad de vida de los afectados.

Esto, considerando que en Chile 2,4 de cada mil niños nace con este síndrome, índice mayor a lo reportado en Latinoamérica, Estados Unidos y Europa, según estadísticas del Estudio Colaborativo Latinoamericano de Malformaciones Congénitas (Eclamc).

Esta alteración es ocasionada por la triplicación total o parcial del cromosoma 21, producto de lo cual se generan problemas en el desarrollo y función del organismo, afectando el sistema nervioso – en particular el aspecto cognitivo- , y los sistemas cardíaco, motor, endocrino y sanguíneo, entre otros. Aun cuando estas personas pueden lograr desenvolverse en el plano social, afectivo y laboral, lo cierto es que todavía no existen tratamientos que permitan intervenir o reparar algunas fallas instaladas en los distintos sistemas y órganos, dados por la anomalía genética.

En ese contexto, la doctora Ana María Cárdenas, investigadora de CINV, en colaboración con el doctor Pablo Caviedes de la Facultad de Medicina, U. de Chile, están indagando en los mecanismos celulares que se encuentran alterados en este síndrome, y buscando las proteínas responsables de dichas alteraciones.

Tales proteínas podrían constituir blancos terapéuticos en el largo plazo, ayudando a revertir algunos daños en el SD: “Nuestro objetivo es identificar cuáles son las proteínas que más contribuyen a las alteraciones observadas en el SD. Hemos visto que éstas se encuentran sobreexpresadas en el SD y que al normalizar sus niveles, se revierten algunas de las alteraciones celulares. Para ello, hemos utilizado herramientas moleculares que disminuyen específicamente la expresión de las mismas. Por tanto, nuestra hipótesis es que esta normalización puede constituir un blanco terapéutico útil”.

Lee el eartículo completo en EL MOSTRADOR

 

Leer más...