Noticias

Astrónoma chilena galardonada por su aporte en la ciencia: “Sería muy raro que no hubiera vida en otros planetas”

María Teresa Ruiz se encuentra en París para recibir el “Premio para las Mujeres y la Ciencia” que se le otorgó por el descubrimiento de la primera enana roja y su contribución a la astronomía moderna.

La astrónoma chilena María Teresa Ruiz, galardonada con un premio por su aporte a la ciencia entregado por la Fundación L’Oréal y la Unesco, está convencida de que en la próxima década habrá noticias de vida en otros planetas, un descubrimiento que “cambiará la mirada sobre la Humanidad”. “Sería muy raro que no la hubiera, habiendo tantas estrellas en la galaxia y tantas galaxias en el universo. Puede que sea una vida un poco distinta a la nuestra, pero yo creo que la hay”, comentó la científica antes de recibir el “Premio para las Mujeres y la Ciencia”, que otorgan anualmente estas organizaciones a científicas de los cinco continentes.

Ruiz, de 70 años, recientemente nombrada como la primera mujer presidenta de la Academia de Ciencias de Chile, está colaborando en varios proyectos para buscar exoplanetas. “Todos los grandes telescopios que van a empezar a abrir sus ojos en la próxima década tienen dentro de su justificación científica buscar planetas extrasolares”, explica la actual directora del departamento de Astronomía de la Universidad de Chile, en Santiago.

Y el presumible hallazgo de vida “cambiará nuestra mirada sobre la Humanidad”, porque una cosa es “sospecharlo y otra muy distinta es comprobarlo”, asevera. El premio fue otorgado a Ruiz por el conjunto de su trayectoria, donde destaca el descubrimiento de “Kelu 1”, una “estrella enana café” -similar a un exoplaneta pero más fácil de observar-, así como su trabajo con las estrellas enanas blancas, que permitió estimar la edad de la Vía Láctea en unos ocho mil millones de años. “La gracia de Kelu es que apareció cuando no la estaba buscando” en el telescopio, explicó. Su nombre significa “rojo” en el idioma de los mapuches de Chile.

“Las mujeres tenemos algunas habilidades que nos hacen la vida más fácil”. Así “ser interactiva es importante en la ciencia, de la misma manera que tener el ego mejor entrenado, de forma que no sea un impedimento para trabajar juntos y progresar en un tema”. En cambio, lamenta que la sociedad “no esté preparada para facilitar” que las mujeres científicas brillantes, en edad de tener hijos, puedan dedicarse a la vez a su carrera y hacer su aporte para un “mundo mejor”. Este premio a las mujeres científicas es otorgado desde 1998 y está dotado con 100.000 euros, Ruiz afirma que una parte de ese monto lo destinará a “la promoción de la ciencia entre las niñas” en los centros escolares en Chile, a través de iniciativas propias y con asociaciones que ya trabajan en este ámbito.

Lee el artículo original en EMOL

Leer más...

Científicos chilenos buscan revertir alteraciones en pacientes con Síndrome de Down

Ana María Cárdenas, del CINV, y Pablo Caviedes de la U. de Chile, estudian proteínas responsables de fallas en sistema nervioso, conocimiento que podría aportar al desarrollo de nuevos tratamientos.

En el marco del Día Mundial del Síndrome de Down, que se conmemoró el martes último, científicos del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la Universidad de Valparaíso (CINV) buscan entender el origen de esta condición congénita y proyectar alternativas terapéuticas, que mejoren la calidad de vida de los afectados.

Esto, considerando que en Chile 2,4 de cada mil niños nace con este síndrome, índice mayor a lo reportado en Latinoamérica, Estados Unidos y Europa, según estadísticas del Estudio Colaborativo Latinoamericano de Malformaciones Congénitas (Eclamc).

Esta alteración es ocasionada por la triplicación total o parcial del cromosoma 21, producto de lo cual se generan problemas en el desarrollo y función del organismo, afectando el sistema nervioso – en particular el aspecto cognitivo- , y los sistemas cardíaco, motor, endocrino y sanguíneo, entre otros. Aun cuando estas personas pueden lograr desenvolverse en el plano social, afectivo y laboral, lo cierto es que todavía no existen tratamientos que permitan intervenir o reparar algunas fallas instaladas en los distintos sistemas y órganos, dados por la anomalía genética.

En ese contexto, la doctora Ana María Cárdenas, investigadora de CINV, en colaboración con el doctor Pablo Caviedes de la Facultad de Medicina, U. de Chile, están indagando en los mecanismos celulares que se encuentran alterados en este síndrome, y buscando las proteínas responsables de dichas alteraciones.

Tales proteínas podrían constituir blancos terapéuticos en el largo plazo, ayudando a revertir algunos daños en el SD: “Nuestro objetivo es identificar cuáles son las proteínas que más contribuyen a las alteraciones observadas en el SD. Hemos visto que éstas se encuentran sobreexpresadas en el SD y que al normalizar sus niveles, se revierten algunas de las alteraciones celulares. Para ello, hemos utilizado herramientas moleculares que disminuyen específicamente la expresión de las mismas. Por tanto, nuestra hipótesis es que esta normalización puede constituir un blanco terapéutico útil”.

Lee el eartículo completo en EL MOSTRADOR

 

Leer más...

La investigación de Ana María Cárdenas en el Mercurio de Valparaíso

Científicos del CINV indagan proteínas clave en condición de Síndrome de Down 

En el marco del Día Mundial del Síndrome de Down, científicos del Centro Interdisciplinario de Neurociencia, de la Universidad de Valparaíso (CINV), buscan entender el origen de esta condición congénita y proyectar alternativas terapéuticas. La Dra. Ana María Cárdenas indaga en los mecanismos celulares que se encuentran alterados en este síndrome y busca las proteínas responsables de dichas alteraciones, proteínas que podrían constituir blancos terapéuticos en el largo plazo.

Lee la nota original en MERCURIO VALPARAÍSO

Leer más...

Probarán en ratones fármaco que podría aliviar el Alzheime

 

Compuesto ha demostrado resultados en la recuperación de memoria.

Frenar e incluso revertir el daño neuronal que ocasiona el Alzheimer es el objetivo del trabajo que el doctor Álvaro Ardiles realiza desde los laboratorios del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de Valparaíso, un Instituto Milenio albergado en la Universidad de Valparaíso.

El especialista prueba en animales un fármaco que ya ha sido empleado para otras enfermedades, como la gota y la artritis gotosa, y el cual será entregado, a través del alimento, a un grupo de ratones que desarrollan Alzheimer. Esto, con la esperanza de bloquear a una proteína del cerebro llamada Panexina y que, según reveló Ardiles, jugaría un rol protagónico en esta enfermedad.

Durante este año el científico y su equipo evaluarán el comportamiento de los animales sometidos a tratamiento, analizando especialmente la memoria espacial, aquella que primero se daña con la patología. “Nuestra esperanza es que si logramos disminuir o revertir el daño en las neuronas y en la pérdida de memoria, este fármaco sería una herramienta promisoria para iniciar estudios en humanos, idealmente en un par de años. En dicho escenario esperamos ser capaces de intervenir el daño cognitivo que se observa en los pacientes”, sentencia el investigador.

Para facilitar este camino, Ardiles trasladó su laboratorio a la Escuela de Medicina, de la Universidad de Valparaíso, esto a fin de estrechar mayores lazos con neurólogos y otros especialistas que podrían contribuir en el seguimiento de la enfermedad en pacientes. A ello se suma el hecho de que ya pudieron probar la eficacia de esta droga a nivel celular en tejidos.

Lee la nota original en MERCURIO VALPARAÍSO

 

 

Leer más...

Investigan proteínas responsables de alteraciones en pacientes con Síndrome de Dow

Estudios realizados en Chile por los Drs. Ana María Cárdenas, del CINV, y Pablo Caviedes de la U. de Chile, podrían constituir blancos terapéuticos para revertir problemas del sistema nervioso en estos pacientes.

Carolina Todorovic. Agencia Inés Llambías Comunicaciones

En Chile 2,4 de cada mil niños nace con esta condición genética, cifra mayor a la reportada en toda Latinoamérica, EE.UU y Europa.

Según estadísticas del Estudio Colaborativo Latinoamericano de Malformaciones Congénitas (ECLAMC), se estima que en Chile 2,4 de cada mil niños nace con Síndrome de Down (SD), índice mayor a lo reportado en Latinoamérica, Estados Unidos y Europa. Esta alteración es ocasionada por la triplicación total o parcial del cromosoma 21, producto de lo cual se generan problemas en el desarrollo y función del organismo, afectando el sistema nervioso – en particular el aspecto cognitivo- , y los sistemas cardíaco, motor,  endocrino y sanguíneo, entre otros.

Aun cuando estas personas pueden lograr desenvolverse en el plano social, afectivo y laboral, lo cierto es que todavía no existen tratamientos que permitan intervenir o reparar algunas fallas instaladas en los distintos sistemas y órganos de estos pacientes, dados por la anomalía genética. Sin embargo, en nuestro país se está avanzando para comprender este síndrome y proyectar alternativas terapéuticas, más allá del cuidado integral que entregan diversos especialistas. Así lo estima la Dra. Ana María Cárdenas, investigadora del Centro Interdisciplinario de Neurociencia, de la Universidad de Valparaíso (CINV).

A través de una extensa colaboración, la científica, junto con el Dr. Pablo Caviedes de la Facultad de Medicina, U. de Chile, están indagando los mecanismos celulares que se encuentran alterados en este síndrome, y buscando las proteínas responsables de dichas alteraciones. Tales proteínas podrían constituir blancos terapéuticos en el largo plazo, ayudando a revertir algunos daños en el SD: “Nuestro objetivo es identificar cuáles son las proteínas que más contribuyen a las alteraciones observadas en el SD. Hemos visto que éstas se encuentran sobreexpresadas en el SD y que al normalizar sus niveles, se revierten algunas de las alteraciones celulares. Para ello, hemos utilizado herramientas moleculares que disminuyen específicamente la expresión de las mismas. Por tanto, nuestra hipótesis es que esta normalización puede constituir un blanco terapéutico útil”.   

Modelo de trabajo

Para estudiar estas alteraciones, los investigadores han utilizado un modelo celular establecido en el laboratorio de los Doctores Raúl y Pablo Caviedes de la U. de Chile, con quienes el CINV ha mantenido una larga colaboración. “Hemos trabajado con líneas celulares obtenidas de distintas regiones del sistema nervioso de un ratón con trisomía 16, un modelo del Síndrome de Down, ya que el cromosoma 16 murino es homólogo al cromosoma 21 humano”, explica la Dra. Cárdenas.

En ese contexto, han observado la sobreexpresión de una proteína precursora de un péptido llamado beta-amiloide contribuye a alteraciones en la morfología y funcionamiento de las neuronas, y consecuentemente repercute en funciones cognitivas, entre ellas la memoria. “Esto podría también  relacionarse con la aparición precoz -a partir de la tercera década de vida-, de una demencia tipo enfermedad de Alzheimer en pacientes con SD”, comenta la investigadora. Pero además, encontraron otras proteínas sobreexpresadas que estarían vinculadas a estos trastornos en la memoria, entre ellas, la enzima DYRK1A.

Los estudios de estos investigadores han contado con el respaldo y recursos de la Fundación francesa Jérôme Lejeune, que apoya la investigación y el tratamiento de enfermedades cromosómicas. También, cuentan con los fondos adjudicados a través de proyectos Fondecyt.

A pesar de estos avances, la investigadora aclara que “no es sencillo diseñar una estrategia terapéutica”. Una de las razones, se debe a la existencia de diversas proteínas sobreexpresadas en el Síndrome de Down, así como también  a los efectos que esta condición genera en múltiples sistemas del organismo, más allá del cognitivo. Pero además hay aspectos éticos y legales que impiden estudiar tratamientos en pacientes muy jóvenes y niños. De hecho, señala que a la fecha solo existen un par de estudios pilotos en personas jóvenes, junto a otras investigaciones en modelo animal.

Té verde mejora la memoria

Una línea interesante de trabajo que destaca la Dra. Cárdenas, se basa en la administración de extracto de té verde tanto en modelo animal como en pacientes, estrategia que ha permitido “revertir algunas de las alteraciones morfológicas y cognitivas debidas a la sobreexpresión de la enzima DYRK1A”.

Esta aplicación, ha mostrado que mejora la memoria y el aprendizaje en animales de experimentación. Pero además, hay un estudio piloto en 29 pacientes jóvenes, liderado por la científica española Mara Dierssen, en el cual se evaluaron los efectos de un producto activo del té verde durante tres meses. “Al final del tratamiento se observó una mejora significativa en varios test cognitivos, que evalúa la memoria episódica o de trabajo, o velocidad psicomotora. Sin embargo, tres meses después de suspender el tratamiento, los pacientes volvieron a sus niveles cognitivos iniciales”, comenta la Dra. Cárdenas.

Síndrome de Down

En todo el mundo 1 de cada 700 niños nacen con esta condición, cuyo nombre fue acuñado por John Langdon Haydon en 1866, al ser la primera persona en describir este síndrome. Muchos años después, el Dr. Jérôme Lejeune en la Facultad Necker de París, descubrió la causa genética, cual es la presencia de tres copias del cromosoma 21 en las células de los pacientes

Las personas con Síndrome de Down se caracterizan por rasgos físicos particulares, mayor riesgo de presentar malformaciones congénitas, vulnerabilidad de enfermedades y discapacidad física e intelectual en grado variable, por lo que requieren de prevención, diagnóstico y tratamiento oportuno de las distintas condiciones de salud que les afectan.

Para ello, según se documenta en la Revista Médica de Chile del año 2003, los cuidados deben ir desde la etapa prenatal, poniendo especial atención a los aspectos nutricionales, del neurodesarrollo, y de los sistemas respiratorio, cardíaco y digestivo, entre otros aspectos, que también incluyen el autocuidado y el fomento al desarrollo de las potencialidades de cada individuo.

 

Leer más...

Centro de Neurociencia será licitado en abril tras firma de convenios por mayor presupuesto

Proyecto en el Barrio Puerto superó trámites burocráticos tras nuevos aportes por $ 2.600 millones.

Alexis Paredes R. Mercurio Valparaíso

Durante la primera quincena de abril se espera la apertura de la nueva licitación para la construcción del Centro Interdisciplinario de Neurociencia, al que se le realizó un aumento presupuestario de $ 2.600 millones por parte de la Subdere, luego que el primer proceso quedó inconcluso porque las ofertas recibidas fueron mayores a los montos iniciales.

“Se hizo una licitación y nos quedamos cortos, en términos que las ofertas que llegaron eran mayores al presupuesto originalmente contemplado para el edificio”, afirmó el seremi de Obras Públicas, Miguel Saavedra.

El proyecto original alcanzaba los $ 5.125 millones, que implicaba un financiamiento tripartito entre el entre el MOP (M$ 1.075), Gobierno Regional (M$ 2.250) y la Universidad de Valparaíso (M$ 1.500), que se hará cargo de la administración del instituto.

Finalmente, tras diversas gestiones, el año pasado, para suplir la falta de financiamiento, se logró que la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere) aportara al Gore recursos adicionales por $ 2.600 millones, por la glosa Puesta en Valor del Patrimonio.

“El financiamiento de este proyecto ha sido mucho más complejo, ya que es tripartito. El año pasado, junto con pedir el aumento de fondos, hubo que hacer nuevos convenios, tanto con el Gore como con la UV, que en la práctica ya está finalizado”, detalló la autoridad ministerial.

Ahora se espera que durante la primera quincena de abril se realice la nueva licitación de obras. “El proyecto no está en riesgo”, aseveró Saavedra.

El Centro de Neurociencia se ubicará en lo que fue el Edificio Santiago Severín, Monumento Nacional que sólo mantiene su fachada, y que fue sede del Congreso Nacional.

Iglesia San Francisco

Con respecto a la recuperación de la Iglesia y Convento San Francisco del Cerro Barón, que sufrió graves daños estructurales por el incendio de agosto de 2013, mientras era sometida a obras de restauración producto de un anterior siniestro en 2010, las vías de financiamiento no están definidas y el escenario es complejo.

El seremi Saavedra sostuvo que, tras el incendio, “se activó el seguro que cubre lo que se invirtió en el proceso de restauración, del orden de los $ 1.700 millones, pero que no abarcaba los daños al recinto”.

Detalló que “cuando el seguro reembolsa este dinero a la unidad técnica, que es la Dirección de Arquitectura del MOP, el grueso de esta cifra fue reintegrada al que financiaba las obras, el Gobierno Regional por la glosa Patrimonio, pero también debió solventar algunas pérdidas de la empresa constructora y un monto menor entregado a la congregación por los daños”.

Junto al municipio, el MOP financió algunas obras de mitigación para proteger la estructura del templo que salvó de las llamas y evitar un mayor deterioro. A su vez, la Dirección de Arquitectura del MOP trabajó en un nuevo proyecto para reconstruir la iglesia, que implicó levantar una ficha al Ministerio de Desarrollo Social (Mideso), que contempla una inversión superior a los $6.000 millones.

Para obtener la recomendación favorables (RS) que permita gestionar las vías de financiamiento para la elevada inversión, es necesario resolver una serie de observaciones, entre ellas que el anteproyecto sea aprobado por el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) y un modelo de gestión definido, respecto a quien se hará cargo de la mantención y operatividad del histórico inmueble, a objeto que vuelva a sufrir nuevos siniestros.

“Ese tema se está trabajando con la comunidad franciscana y vecinos, para que ese inmueble tenga un modelo de gestión tal que le permita ser sustentable en el tiempo”, sostuvo la autoridad, sobre el largo proceso que debe enfrentar la recuperación del templo.

Respecto al Museo del Grabado, iniciativa que contempla la restauración de un inmueble en cerro Alegre, con aportes del Gore por $ 1.700 millones, fue adjudicado y está a la espera de la toma de razón tras tener observaciones menores de Contraloría.

Lee la nota original en MERCURIO VALPARAÍSO

Leer más...

Médicos y astrónomos advierten sobre el lado oscuro de las luces LED

Efectos del reemplazo del alumbrado público por una opción más eficiente:

Eficientes y cada vez más accesibles, las luces LED han ido expandiendo su presencia en pantallas de celulares y tabletas, iluminación doméstica y alumbrado urbano y de carreteras.

Sin embargo, esta última aplicación no ha estado exenta de polémica. En las últimas semanas, un juez falló en contra de la ciudad de Monterrey, California, porque la conversión de su luminaria urbana a luces LED viola leyes ambientales estatales. En Chicago, el plan de reemplazar más de 270 mil luces por LED llevó a que el alcalde de la ciudad reciba numerosas cartas de ciudadanos que piden que se haga en forma responsable para reducir la contaminación lumínica y no afectar la salud de las personas. Y en Montreal, Canadá, el alcalde acaba de congelar un proyecto para cambiar por LED 132 mil luces de las calles, tras evaluar informes que advierten sobre sus riesgos para la salud.

El más contundente proviene de la Asociación Estadounidense de Medicina (AMA), que en junio pasado emitió un documento advirtiendo que una conversión inapropiada hacia tecnología de luces LED en la iluminación de calles “puede tener consecuencias adversas” para la salud y el medio ambiente.

Sueño y accidentes

“La luz LED de alta intensidad emite una gran cantidad de luz azul que se ve blanca a simple vista y que crea un resplandor nocturno peor que las luces convencionales”, dice la AMA. Como consecuencia, “este tipo de luz puede reducir la agudeza visual de los conductores, generando accidentes de tránsito”.

Agrega que las luces LED azules operan en longitudes de onda de la luz de día, por lo que suprimen la secreción de melatonina en la noche, retardando el ciclo de sueño.

“Esto genera el llamado síndrome de fase retrasada del sueño, afecta la memoria, atención y concentración; afecta el rendimiento y aumenta el riesgo de accidentabilidad”, advierte la doctora Julia Santín, neuróloga del Centro Médico del Sueño de la Red de Salud UC-Christus.

John Ewer, investigador del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de Valparaíso (CINV), agrega que el impacto “es aun mayor dentro de las casas, sobre todo por el uso de tabletas y celulares, que tienen el mismo tipo de luz”.

El efecto de la luz azul también ha mostrado desorientar a algunas aves nocturnas, insectos, tortugas y peces. Y, además, afecta a la astronomía, un impacto especialmente crítico para los observatorios en el norte del país.

“La luz LED con alto componente azul -que es la mayor parte de la luz LED- tiene un efecto de dispersión atmosférica tres a cuatro veces superior a la de las lámparas de sodio convencionales”, señala Pedro Sanhueza, director de la Oficina de Protección de la Calidad del Cielo del Norte de Chile.

Para contrarrestar estos efectos, la cruzada de asociaciones médicas, astronómicas y ambientales es optar por iluminación LED no mayor a 3.000 Kelvin; es decir, luz blanca cálida.

“Afortunadamente, la mayor disponibilidad tecnológica y el precio hoy permiten esta opción para el alumbrado urbano”, dice Sanhueza. Agrega que en el caso de rutas cercanas a observatorios y a áreas silvestres protegidas, “nos gustaría que la iluminación fuera aún más cálida”. La opción es la luz LED ámbar, de unos 1.800 Kelvin y que tiene una tonalidad más anaranjada.

“Con el MOP estamos estudiando instalarla en la Ruta Algarrobo (IV Región), y pasa muy cerca de observatorios”, adelanta el experto.

Lee el artículo original en EL MERCURIO

 

 

Leer más...

LACONEU2017: IV Escuela Latinoamericana de Verano en Neurociencia Computacional

El objetivo principal de LACONEU2017: IV Escuela Latinoamericana de Verano en Neurociencia Computacional es promover en Latinoamérica el campo de la Neurociencia Computacional a través de herramientas matemáticas y computacionales de vanguardia y sus aplicaciones en Investigación Biomédica y Aplicación Clínica. El estudio multidisciplinario de la función cerebral utilizando la neurociencia, las matemáticas y los enfoques computacionales ayuda a una mejor comprensión de las funcionalidades cerebrales en estados normales o patológicos, así como para potenciar importantes avances en la educación, marcos teóricos, imágenes cerebrales y terapias biomédicas

Dentro de las actividades de www.laconeu.cl la próxima semana tendremos 3 actividades abiertas a integrantes del CINV-UV, y AC3E  UTFSM

I. Lunes 23, 17-18hrs, Instituto de Sistemas Complejos de Valparaiso

“Searching for the girl on the bicycle: Neural dynamics of sustained feature-based attention in the human brain”
Matthias M. Muller
Universitat Leipzig, Leipzig, Germany

II. Martes 24, 17-18hrs, Instituto de Sistemas Complejos de Valparaiso

“Imprinting and recalling cortical ensembles in vivo”
Luis Carrillo-Reid
Columbia University, NYC, USA

III. Miercoles 25, 17-18hrs, Instituto de Sistemas Complejos de Valparaiso
“Spatial navigation in the Hippocampus and Medial Entorhinal Cortex”
Emilio Kropff
Leloir Institute, IIBBA-CONICET
Buenos Aires, Argentina

Si quiere saber mas de los expositores visita LACONEU2017

Leer más...

Diez escolares aprendieron secretos del cerebro en curso desarrollado en Valparaíso

Segunda Escuela de Verano en Neurociencia

Al centro de polera azul, Dr. Andrés Chávez, junto a escolares de la región de Valparaíso y Atacama durante la escuela de verano 2017.

Por Carolina Todorovic/Agencia Inés Llambías Comunicaciones

Participantes, provenían de la regiones de Valparaíso y Atacama

-Jornada, liderada por el Dr. Andrés Chávez, fue organizada por el Núcleo Milenio NuMIND,  en colaboración con el Centro Interdisciplinario de Neurociencia (CINV), de la U. de Valparaíso..

– “Nos interesa mostrar a las nuevas generaciones, cómo la ciencia puede contribuir al país”, comentó el Dr. Andrés Chávez

Con pipetas y tecnología de vanguardia, durante una semana, diez jóvenes trabajaron como científicos en los laboratorios, aprendiendo sobre neuronas, biología molecular y bioquímica.

Con pipeta en mano y al interior de laboratorios, diez estudiantes de enseñanza media de la Región de Valparaíso y Atacama, fueron protagonistas de una experiencia única: aprender neurociencia mediante la experimentación, con las manos en la masa.  Durante una semana, de nueve a seis de la tarde, los jóvenes desarrollaron investigaciones sobre comunicación neuronal, modulación sináptica, biología molecular y bioquímica. Esto, en el marco de la II Escuela de Verano en Neurociencia, jornada organizada por el núcleo NuMIND – en colaboración con el Instituto Milenio, Centro Interdisciplinario de Neurociencia, de la Universidad de Valparaíso-.

Los alumnos -seleccionados entre 27 postulantes-, tienen entre 16 y 18 años,  y pertenecen a colegios municipales, privados y subvencionados, en su mayoría,  de toda la Quinta Región, desde San Antonio hasta Quillota.  La actividad estuvo liderada por el neurocientífico Andrés Chávez, director del núcleo NuMIND e investigador asociado de CINV, y culminó este sábado, en el Auditorio de la Universidad Andrés Bello, en Viña del Mar. Su ejecución contó con el financiamiento de la Iniciativa Científica Milenio, el apoyo del CINV, del Centro de Neurobiología de Plasticidad Cerebral (CNPC), y de las Universidades de Valparaíso y Andres Bello, sede Viña del Mar.

Escuelas de Verano

“Realizar las Escuelas de Verano ha sido una experiencia fenomenal. El objetivo de esta jornada, que se efectuó por segunda vez en Valparaíso, es la inserción y desarrollo de una plataforma científica para estudiantes de enseñanza media, que esperamos permita promover y potenciar la creación de diferentes grupos al interior de liceos y colegios, contribuyendo así al desarrollo futuro de la ciencia tanto en la Quinta Región como del país”, explica el Dr. Chávez.

Las diez becas otorgadas, permitieron a los estudiantes recibir entrenamiento en técnicas experimentales de vanguardia, desde un enfoque práctico de la enseñanza,  aplicado en los laboratorios de NuMIND, CINV y CNPC, en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valparaíso, como también en el laboratorio de virología de la Universidad Andres Bello. “Desde el primer día, los muchachos ya estaban tomando la pipeta, realizando experimentos y trabajando durante todo el día como si fueran un científico más.  Fue muy satisfactorio ver el entusiasmo y felicidad de los alumnos. Pero lo más interesante, es que ellos no mostraron miedo a equivocarse, ni a meter las manos en cosas desconocidas para ellos. De los errores se aprende”, comenta el director de NuMIND.

Luego de los talleres, el curso culminó con una gran exposición de los alumnos, en la ciudad de Viña del Mar.

Experiencia de estudiantes

Agustín Zúñiga, de 18 años, es uno de los alumnos seleccionados, y el único que no pertenece a la Región de Valparaíso. Tiene 18 años, egresó de la Scuola Italiana de Copiapó y está muy agradecido de haber aprendido nuevos tópicos sobre neurociencia. “Ha sido una experiencia genial, estar con verdaderos científicos en los laboratorios y recibir todo el apoyo necesario para sacar adelante el proyecto de investigación. Durante el curso, trabajé investigando la mutación de las conexinas, y cómo esto tiene efectos en la pérdida de la audición”, explica.

El joven, que aspira a estudiar ingeniería civil en bioquímica o ingeniería comercial,  consideró a esta experiencia como gratificante, permitiendo abrir su mente a nuevos conocimientos.

Similar opinión comparte Nickollette Gatica, joven de 18 años, egresada del colegio María Auxiliadora de Playa Ancha, Valparaíso.  “La neurociencia es un área que me gusta mucho y me intriga. Todos los temas que hemos visto en los talleres son muy interesantes. Y el hecho de que sea una experiencia práctica es algo muy positivo, ya que se aprende más haciendo. Meter las manos en los experimentos y manipular las herramientas del laboratorio, es muy distinto a escuchar una clase, ya que estás viviendo la experiencia”, comenta.

La estudiante también valora el crecimiento personal que otorga el trabajo científico y la investigación. “Si te gusta la ciencia debes hacerte cargo de esto, y aprender algunos puntos importantes, como la tolerancia a la frustración, la perseverancia y no rendirse. También hay que entender que las cosas no siempre resultan de forma rápida o como uno quiere. Todo eso se aprende en instancias como éstas y es muy enriquecedor”, señala la joven, quien espera ingresar a una carrera científica, como es tecnología médica.

Otra becada en la Escuela de Verano fue Rocío Henríquez, quien vive en Santo Domingo y es egresada del colegio Instituto del Puerto de San Antonio. “Venir aquí fue una tremenda oportunidad, porque te entregan materiales a los que no cualquiera tiene acceso. Además, aprendes  técnicas de trabajo y te puedes dar cuenta de cómo es hacer ciencia, entendiendo que no es llegar y obtener un resultado inmediato”, comenta la adolescente de 18 años.

Rocío trabajó con electrofisiología, mediante una técnica especial que permitió a un equipo poder conectarse con una célula. “Lo que más me llamó la atención y me pareció impresionante  es  poder entender qué pasa adentro de una célula, algo que no puede verse con el ojo humano”. La joven, quien desea estudiar enfermería, señala que la investigación científica también es una disciplina que le atrae muchísimo, razón por la cual, espera seguir vinculada a algún laboratorio. “Poder investigar y realizar descubrimientos es una tarea compleja pero muy linda, que te enriquece”, concluye.

Para el Dr. Andrés Chávez, desarrollar estas jornadas con estudiantes secundarios, representa un aporte fundamental al desarrollo científico no sólo para la Región  de Valparaíso, sino para todo el país. “Es satisfactorio saber que hay gente joven interesada en la investigación científica, más allá de sus proyecciones en una carrera profesional. Nos interesa mostrar a las nuevas generaciones, cómo la ciencia puede contribuir al país, y de qué manera también se puede orientar una disciplina como la neurociencia a una dimensión más aplicada,  enfocada a generar beneficios en la población”.

Leer más...

Copiapino aprendió de neurociencia en Valparaíso

cronica@diarioatacama.cl

El egresado de la Scuola Italiana de Copiapó fue el único joven que llegó desde otra región en ser parte de la segunda escuela de verano.

Con pipeta en mano y al interior de laboratorios, diez estudiantes de enseñanza media de la región de Valparaíso y Atacama, fueron protagonistas de una experiencia única, aprender neurociencia mediante la experimentación, con las manos en la masa.

Durante una semana, de nueve a seis de la tarde, los jóvenes desarrollaron investigaciones sobre comunicación neuronal, modulación sináptica, biología molecular y bioquímica. Esto, en el marco de la II Escuela de Verano en Neurociencia, organizada por el núcleo NuMIND, en colaboración con el Instituto Milenio, Centro Interdisciplinario de Neurociencia, de la Universidad de Valparaíso.

Uno de los seleccionados fue Agustín Zúñiga, de 18 años, el único que no pertenece a la región de Valparaíso. Egresó de la Scuola Italiana de Copiapó y está muy agradecido de haber aprendido nuevos tópicos sobre neurociencia. “Ha sido una experiencia genial, estar con verdaderos científicos en los laboratorios y recibir todo el apoyo necesario para sacar adelante el proyecto de investigación. Durante el curso, trabajé investigando la mutación de las conexinas, y cómo esto tiene efectos en la pérdida de la audición”, explicó.

El joven, que aspira a estudiar ingeniería civil en bioquímica o ingeniería comercial, consideró esta experiencia como gratificante, permitiendo abrir su mente a nuevos conocimientos.

Los alumnos -seleccionados entre 27 postulantes-, tienen entre 16 y 18 años, y pertenecen a colegios municipales, privados y subvencionados, en su mayoría de la quinta región. La actividad estuvo liderada por el neurocientífico Andrés Chávez, director del núcleo NuMIND e investigador asociado de Centro Interdisciplinario de Neurociencia de Valparaíso (Cinv).

Su ejecución contó con el financiamiento de la Iniciativa Científica Milenio, el apoyo del CINV, del Centro de Neurobiología de Plasticidad Cerebral (CNPC), y de las Universidades de Valparaíso y Andres Bello, sede Viña del Mar.

Para el doctor Andrés Chávez, desarrollar estas jornadas con estudiantes secundarios, representa un aporte fundamental al desarrollo científico. “Es satisfactorio saber que hay gente joven interesada en la investigación científica, más allá de sus proyecciones en una carrera profesional. Nos interesa mostrar a las nuevas generaciones, cómo la ciencia puede contribuir al país, y de qué manera también se puede orientar una disciplina como la neurociencia a una dimensión más aplicada, enfocada a generar beneficios en la población”.

Lee la nota original en DIARIO ATACAMA

Leer más...